top of page
  • Foto del escritorStefania Lugli

Oaklawn: Un “lugar de ministerio”, quizá demasiado olvidado

Actualizado: 14 ago 2023


El vecindario de Oaklawn, en el sur de Wichita, fue construido durante la Guerra de Corea para proporcionar viviendas para la defensa de emergencia, particularmente para los trabajadores de Boeing. Este vecindario ha persistido como un enclave diverso que ha ofrecido viviendas económicas y fácil acceso a lugares de trabajo. Los residentes actuales, incluido un número creciente de latinos, reciben los servicios gubernamentales de una variedad de proveedores que apenas y tocan la superficie de sus necesidades. Foto por Jeff Tuttle.

La entrada al servicio público de Andree Sisco ocurrió cuando ella no pudo encontrar a nadie dispuesto a cortar el césped.


En 1981, Sisco se mudó a Oaklawn, una comunidad no incorporada ubicada entre Wichita y Derby. Ubicada entre el río Arkansas y la carretera K-15, Oaklawn se encuentra en 260 acres, un vecindario construido apresuradamente como una solución rápida a una escasez de viviendas en tiempos de guerra en 1952.


Oaklawn, lo que una vez fue “uno de los proyectos de construcción de viviendas más grandes en la historia de Kansas“, no es reconocido como un municipio por el estado de Kansas. También ha carecido a menudo de otros marcadores claros de reconocimiento comunitario. En el momento de su llegada, Sisco dice que a los residentes todavía se les asignaban números de teléfono asociados con Haysville, un suburbio de Wichita a casi seis millas al suroeste.


Sus hijos jugaban béisbol para el ahora desaparecido South Riverside Youth Club cuando se encendió la chispa de su primera inmersión en el compromiso cívico: encontrar a alguien que se encargara de cortar la maleza y dar mantenimiento a las zanjas inundadas que rodeaban el campo.


“Me comían los mosquitos. Llamé para ver de quién era la responsabilidad del mantenimiento”, dice Sisco. “Nunca pude conseguir que nadie cortara el césped. Llamaba al municipio de Riverside y decían ‘eso es (problema) del Distrito de Mejoras (de Oaklawn)’. Llamaba al distrito de mejoras y me decían: ‘No, no es nuestro'”.


En 1981, Andree Sisco (a la derecha) se mudó a Oaklawn, una comunidad no incorporada ubicada entre Wichita y Derby. Exasperada por la falta de responsabilidad de cualquier agencia local, Sisco decidió postularse para un puesto en la mesa directiva del Distrito de Mejoras de Oaklawn (Oaklawn Improvement District), donde ha sido tesorera durante 34 años. Tambien en la foto: Matty Santibanez. Foto por Jeff Tuttle.

Exasperada por la falta de responsabilidad de cualquier agencia local, Sisco decidió postularse para un puesto en la mesa directiva del Distrito de Mejoras de Oaklawn (Oaklawn Improvement District), donde ha sido tesorera durante 34 años.


Ella es una de los tres funcionarios electos que supervisan la entidad casi gubernamental que brinda servicios limitados a los residentes. (A los ojos del Censo de los Estados Unidos, Oaklawn comparte su conteo de población de aproximadamente 3,000 residentes con Sunview, una comunidad vecina más pequeña supervisada por un distrito de mejora similar pero separado).


El papel del distrito de Oaklawn incluye el mantenimiento del parque, servicios para personas mayores, reducciones de molestias y servicios del Departamento de Niños y Familias del estado. El resto de lo que recibe la comunidad proviene de una variedad de proveedores regionales.


Los otros miembros de la mesa son Don Winston, el presidente, y Nichole Heird, la secretaria. También hay un gerente de oficina y un director de la comunidad/senior que figuran en el sitio web.


A pesar de su proximidad y vínculos históricos con Wichita, excepto por el agua, Oaklawn recibe servicios mínimos de la ciudad de Wichita. El mantenimiento de la carretera recae en el municipio de Riverside. Los niños de Oaklawn asisten a las Escuelas Públicas de Derby. La Comisión de Recreación de Derby dirige el Centro de Actividades de Oaklawn. La policía, la protección contra incendios, el servicio limitado de autobuses (con una extensión prometida) y los servicios de salud, son proporcionados por el condado de Sedgwick.


Como resultado, Oaklawn ocupa un espacio curioso y que no entra en ninguna categoría en el paisaje cívico local. Es un barrio que parece un suburbio, pero se gobierna de manera similar a una zona rural escasamente poblada. Un lugar donde puedes comprar leche en Dollar General y practicar legalmente tiro al blanco en tu patio trasero.


Con un ingreso familiar promedio de aproximadamente $37,000, aproximadamente tres quintas partes del promedio del condado, es un lugar que es conocido principalmente por su pobreza, si es que es conocido por algo. Pero también brinda oportunidades para una población cada vez más diversificada, incluidos los latinos, muchos de ellos hispanohablantes, junto con vietnamitas y otros asiáticos.


Mientras conduce por Oaklawn, no es inusual ver una casa en ruinas al lado de una renovada, una señal de que el área sigue siendo atractiva para aquellos que desean comprar una casa a bajo costo para reparar.


El distrito de mejora recopila todos los informes de quejas en las residencias, incluidos los informes realizados de forma anónima. Una queja (nuisance) es un término legal que se refiere a una condición o uso de una propiedad que interfiere con el uso o disfrute de la propiedad por parte de los vecinos. La ley de Kansas permite que un órgano de gobierno intervenga en las quejas reportadas, ya sea resolviéndolas por completo o disminuyéndolas. Foto por Jeff Tuttle.

Pero el acceso caótico de Oaklawn al gobierno, que da a la comunidad opciones limitadas para abordar sus grandes necesidades, sigue siendo un obstáculo para mejorar la calidad de vida.


La investigación de la Escuela de Bienestar Social de la Universidad de California, Berkeley, encontró que la falta de estado de incorporación de una comunidad es un “determinante estructural de la salud“. En otras palabras, la falta de representación del gobierno local conduce a la exclusión política y a un menor acceso a los recursos, especialmente para los residentes minoritarios, de bajos ingresos.


La residente de Oaklawn, Tonya Vidales, se mudó al área con su esposo hace 15 años. Ella ve una comunidad que no recibe mucha ayuda, por lo que simplemente elige conformarse con lo que tiene.


“El problema que he visto … es que los servicios que las personas necesitan para mejorar sus circunstancias son limitados o demasiado caros”, dice. “La gente está contenta con lo mínimo que tenemos aquí porque estamos limitados”.


¿Oaklawn es demasiado caro para ser anexado?


El desafío de proporcionar viviendas asequibles es un problema en casi todas partes, y ciertamente en Wichita, ya que los costos de compra y alquiler de viviendas se han disparado en los últimos años. Los orígenes de Oaklawn se encuentran en los desafíos de vivienda de otra época.


En 1951, se presentó una plataforma al departamento de planificación de Wichita para un desarrollo de 1,100 unidades unifamiliares para hacer frente a una escasez de viviendas correlacionada con las necesidades de empleo de la Compañía de Aviones Militares Boeing, durante la Guerra de Corea.


La Administración de Producción de Defensa declaró a Wichita como un área crítica, autorizando inmediatamente viviendas para la defensa de emergencia, a pesar de la oposición de la Junta de Bienes Raíces de Wichita, que citó la falta de financiamiento para los constructores privados.


Un tramo de 260 acres al sureste de Wichita fue comprado por $ 271,000 y luego inmediatamente se convirtió en un desarrollo de $11 millones, con cuatro compañías subsidiarias dividiendo el costo: 1,034 unidades en Oaklawn y 190 unidades en Sunview Heights, inmediatamente al norte.


En junio de 1952, las primeras unidades estaban listas. La idea era que la comunidad sería “en su mayoría autosuficiente”, según la Sociedad Histórica y Museo de Derby, con sus propios servicios de agua y alcantarillado y tarifas de alquiler que incluían el servicio de basura.


“La oleada de construcción cerca de Boeing creó preocupaciones para los líderes en el cercano Derby”, quienes temían que el crecimiento de Wichita pudiera traspasar su ciudad, según los registros históricos de la sociedad. Pero los funcionarios del distrito escolar de Derby lo vieron como una oportunidad de expansión al consolidarse con varios distritos rurales para servir a Oaklawn y otras áreas cercanas a Boeing y el Aeropuerto Municipal de Wichita.


Ese auge finalmente terminó. Boeing redujo la producción en 1959, lo que provocó un éxodo del vecindario.


El abandono en la comunidad alcanzó proporciones asombrosas, con una encuesta de 1964 de la Asociación de Constructores de Viviendas de Wichita que mostró que 688 de las 1,405 casas de la comunidad estaban vacías. A medida que pasaron los años, el área desarrolló una mala reputación, pero finalmente se estabilizó con una mezcla de propietarios e inquilinos atraídos allí por dos factores clave: viviendas accesibles y acceso a trabajos cercanos.


Verás una comunidad que, en general, está luchando con la vida. Ese es el problema. Veo esto como un lugar de ministerio. Hay muchas necesidades grandes allí.
— Jim Howell, el comisionado del condado de Sedgwick

El comisionado del condado de Sedgwick, Jim Howell, vivió en Oaklawn durante aproximadamente un año cuando era un niño. Ahora Oaklawn está dentro del distrito que él representa. Y no parece haber respuestas fáciles para abordar los problemas de Oaklawn.


Él duda que haya mucho interés en que Wichita extienda una mano al vecindario. “¿Wichita estaría interesado en anexar Oaklawn? Bueno, la respuesta rápida es no”, dice. “Ellos no quieren tener que proporcionar servicios (para Oaklawn)”.


Cuando se le pidió un comentario sobre la declaración de Howell, Megan Lovely, gerente de comunicaciones de la ciudad de Wichita, dirigió a la reportera a un estatuto estatal, afirmando que ninguna ciudad puede anexar tierras dentro de un distrito de mejora. El Distrito de Mejoras de Oaklawn tendría que disolverse para que su tierra estuviera abierta para la anexión.


“Como la ciudad de Wichita no puede anexar a Oaklawn debido al distrito de mejora de Oaklawn, sería responsabilidad del condado de Sedgwick proporcionar otros recursos a esta comunidad”, escribió Lovely en un correo electrónico.


Howell resume los dolores de Oaklawn a través de impuestos y molinos de gravámenes, la tasa impositiva aplicada al valor de una casa.


“Cada jurisdicción fiscal tiene personas que tienen la capacidad de pagar impuestos y personas que usan más el gobierno. … Cada jurisdicción fiscal tiene ambos”, dice Howell. “Entonces, pensamos en el estado de Kansas. Wichita es una red. Pagamos más impuestos al estado de los que recibimos de este. ¿A dónde van esos impuestos? Al oeste de Kansas. Esa es la jurisdicción fiscal”.




En su distrito, el Distrito 5, Howell dice que las personas dependen más de los servicios del condado, pintando una imagen de una realidad socioeconómica empobrecida: familias monoparentales, trabajadores con salario mínimo, desempleados y aquellos con niveles educativos más bajos.


“Verás una comunidad que, en general, está luchando con la vida. Ese es el problema. Entonces, ¿qué hacemos?” Dice Howell. “Veo esto como un lugar de ministerio. Hay muchas necesidades grandes allí”.


Una limpieza general para la comunidad


En su papel con el Distrito de Mejoras de Oaklawn, Sisco se enfoca principalmente en temas de calidad de vida, es decir, reparar las condiciones que interfieren con el uso o disfrute de la comunidad por parte de los residentes.


¿La mayor preocupación? A menudo es la limpieza.


“Cada vez que hay nuevos comisionados del condado, trato de convencerlos para que hagan una limpieza general para nosotros”, dice Sisco. Pero esas limpiezas “terminan siendo una pesadilla. Cada vez”, dice Sisco. “No sé si acumulamos (nuestra basura) o qué”.


Howell y Sisco recuerdan una limpieza comunitaria patrocinada por el condado en 2015, organizada conjuntamente por Howell y el distrito de mejoras. Se invitó a los residentes a dejar artículos, desde bolsas de basura llenas hasta colchones viejos, en el transcurso de dos días.


La demanda fue tan masiva que la limpieza llenó más de 100 contenedores de basura. Los colchones aparecieron por cientos, dice Howell. Según los informes, se llamó a las excavadoras de obras públicas para que ayudaran.


Howell especula que parte de la basura no era del residente promedio, sino de los propietarios que vaciaron sus propiedades. Sisco cree que las personas de comunidades cercanas se enteraron de la limpieza y decidieron aprovecharla también.


“El condado no puede hacer (ninguna limpieza) solo en Oaklawn, porque se financia con dinero del condado de Sedgwick. No pueden ignorar a todos los demás”, dice.


Los problemas con las limpiezas generales se ven agravados por las condiciones económicas en Oaklawn, dice Howell.


“Desafortunadamente, uno de los problemas es que se supone que cada residencia tiene servicio de basura. Pero mucha gente en Oaklawn no lo tiene”, dice Howell. “¿Por qué? Porque cuando tienen que elegir entre pagar su próxima comida para sus hijos o el servicio de basura … No van a pagar el servicio de basura. No es sorprendente”.


Además de la basura, Oaklawn lucha con otro problema de salud: casas en ruinas.


“Hay muchas casas vacías y en mal estado alrededor”, dice Vidales. “Sí, siempre hay basura en la comunidad, eso se debe a que las personas obtienen artículos grandes y no pueden permitirse el lujo de que se los lleven o tener los recursos para moverlos a cualquier parte. Muchos lotes vacíos. Los patios están cubiertos de maleza”.


El distrito de mejora recopila todos los informes de quejas en las residencias, incluidos los informes realizados de forma anónima. Una queja (nuisance) es un término legal que se refiere a una condición o uso de una propiedad que interfiere con el uso o disfrute de la propiedad por parte de los vecinos. La ley de Kansas permite que un órgano de gobierno intervenga en las quejas reportadas, ya sea resolviéndolas por completo o disminuyéndolas.


Sisco le dio a la reportera un recorrido por la sede del distrito de mejoras, un edificio que alberga su oficina, el centro para personas mayores de Oaklawn y una sucursal estatal de servicios sociales. Se detiene en un gabinete de metal, abriendo un cajón para revelar su contenido: cientos de informes de quejas.


“Aquí dentro está, bueno, no es mi pesadilla, pero …” Sisco pasó su mano por las pestañas de los folders. “Cuando entras a (nuestra) página de Facebook y ves comentarios como ‘No hacen nada por la limpieza’, eso es lo que está aquí”.

El distrito trabaja con Meals on Wheels, Giving the Basics y hay una residente de Oaklawn que continuamente dona calcetines para sus vecinos. Para Rhonda Davenport, que ha vivido en Oaklawn durante 11 años, y otros residentes, una comida en la sede del distrito brinda alimento y compañerismo. Foto por Jeff Tuttle.

En 2022, el distrito de mejoras autorizó 39 atenuantes, según datos proporcionados por Sisco. Una atenuante adicional fue entregada al condado, una medida para las quejas que no se resuelven en el cronograma del distrito de mejora y se consideran una “amenaza y peligro para la salud de los habitantes del condado de Sedgwick”.


El distrito de mejoras tiene el poder de atenuar las quejas y pasar los costos a los propietarios. Pero los funcionarios del distrito a menudo prefieren que los propietarios remedien las molestias por su cuenta, lo que reduce la carga de trabajo para el distrito, pero también puede requerir paciencia.


Sisco hizo referencia a un caso de un propietario que tardó más de un año en terminar de limpiar su propiedad, pero el distrito de mejoras se mantuvo flexible con su fecha límite, otorgándole extensiones cuando aparecía en las reuniones de la junta con pruebas del progreso.


“La gente olvida que cuesta dinero transportar cosas”, dice Sisco. “Y no todos somos físicamente capaces”.


Incluso aquellos con finanzas flexibles podrían posponer abordar los problemas del hogar a favor de otras prioridades, como Vidales.


“Mi casa tiene grietas en los cimientos, grietas en las paredes, un aislamiento deficiente, una plomería obsoleta”, dice. “Tenemos mucho terreno para construir o mejorar nuestra casa. … Pero para mi historia, cualquier cosa que necesitemos arreglar tiene que esperar porque todos mis fondos ‘extra’ se destinan a la vida básica y al pago de cosas de inmigración”. Vidales y su esposo están trabajando para actualizar el estatus migratorio de él.


Las tensiones de vivir en Oaklawn, hasta cierto punto, no han mejorado. Cuando Sisco y Vidales se mudaron a la comunidad, había una lavandería y una tienda de comestibles. Pero ambos cerraron, reduciendo aún más el acceso de la comunidad a las necesidades básicas.


Para aliviar la tensión, el distrito de mejoras proporciona productos básicos a todos los residentes dentro de sus 260 acres.


El Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia distribuye frutas o verduras enlatadas, carne, pasta y más a hogares de bajos ingresos a través del distrito de mejoras. La oficina reparte comida el primer jueves y viernes del mes. El distrito también trabaja con Meals on Wheels, Giving the Basics y hay una residente de Oaklawn que continuamente dona calcetines para sus vecinos.


El Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia distribuye frutas o verduras enlatadas, carne, pasta y más a hogares de bajos ingresos a través del distrito de mejoras. La oficina reparte comida el primer jueves y viernes del mes. En la foto: voluntarios Geno Mullins y Tori Treadwell y residente Kesa Hallum. Foto por Jeff Tuttle.

Además, hay artículos de aseo gratuitos para aquellos que los necesiten. Dentro del baño de mujeres de la oficina del distrito se encuentra un gran gabinete de baño con media docena de cajones repletos de champú, acondicionador, jabón, desinfectante y más, para aquellos que, dice Sisco, “sienten que necesitan ayuda, pero no quieren pedir”.


“Nosotros, como distrito de mejoras, vamos mucho más allá de lo que deberíamos o no deberíamos estar haciendo, hasta cierto punto”, dice Sisco.


“Hacemos muchas cosas que no están dentro de nuestros límites, pero todas son importantes. Son necesarias. Somos un área de bajos ingresos. Miras nuestras casas, no recibo muchos impuestos de la propiedad de mis casas”.


Vidales dice que ha escuchado que la comunidad ha recorrido un largo camino desde “lo que era”, pero cuando se trata de una lucha por proporcionar lo básico, cualquier cosa más allá de eso puede verse como una extravagancia.


“No hay un área recreativa segura para que las familias utilicen, como una cancha de tenis o una piscina. Hay un parque de chorros de agua, pero eso es diferente”, dice ella. “El problema es que (el Distrito de Mejoras de Oaklawn) probablemente no podría pagar esos servicios, incluso aunque quisieran”.


El paisaje cambiante de Oaklawn


A pesar de sus desafíos, Oaklawn sigue siendo un lugar atractivo para que los recién llegados encuentren lugares asequibles para vivir. Como resultado, la comunidad se está diversificando, acelerando una tendencia que comenzó en la década de 1990.


Al rededor del edificio del Distrito de Mejoras de Oaklawn está Idlewild Park, un trabajo de amor mantenido únicamente por los vecinos. Es una amplia vegetación, con césped y un parque de chorros de agua. Foto por Jeff Tuttle.

Según los datos de la Encuesta de la Comunidad Estadounidense de 2021, alrededor del 27% de los residentes dentro del distrito censal de Oaklawn se identifican como hispanos o latinos. Otro dato de la misma encuesta señala que el 21.3% de la población mayor de 5 años habla español en casa.


“La comunidad está cambiando”, dice Sisco. “Están llegando más personas de habla hispana. Siempre hemos tenido asiáticos y vietnamitas”.


A pesar de ese crecimiento, los esfuerzos del distrito de mejoras para medirlo están atrofiados. Sisco dice que nadie dentro de la oficina es bilingüe. Sin embargo, la oficina tiene una máquina para proporcionar traducción en vivo para cualquier visitante que no hable inglés.


“Quiero tratar de comunicarme con la gente. Tenemos muchos hispanohablantes que solicitan permisos para hacer adiciones a sus casas”, dice ella.


Nadie puede decir con certeza exactamente qué está impulsando los cambios demográficos del vecindario. La afluencia de residentes latinos podría ser impulsada por la oportunidad de comprar una casa a bajo costo y arreglarla. Otros ven el vecindario convertirse en una especie de refugio. Vidales se pregunta si hay seguridad en números.




“¿Quizás la amenaza mayor de deportaciones y separación de familias causó esa afluencia?”, dice. “Cuando demuestras que tienes un mayor porcentaje de una población, es más difícil derribar a la comunidad. … Las personas no se sienten amenazadas, por lo que sienten que pueden salir y ser quienes realmente son”.


Planes que han ido a ninguna parte


No es raro que los funcionarios del condado de Sedgwick discutan periódicamente formas de apoyar a Oaklawn de manera más efectiva. Pero no parece que esas discusiones hayan llevado a una acción sostenida.


En 2002, la Comisión de Planificación del Área Metropolitana del Condado de Wichita-Sedgwick desarrolló un plan de revitalización del vecindario para Oaklawn, adaptándolo como una enmienda a su Plan Integral del Condado.


El informe de 50 páginas termina con una lista de objetivos, como recomendar que el condado de Sedgwick designe el área de Oaklawn / Sunview como un “distrito especial”, para crear “códigos y regulaciones de apoyo para promover viviendas en buen estado, seguras y sanitarias … y prevenir condiciones que presenten un riesgo para la salud o la seguridad, que contribuyan a la degradación del vecindario o que se determine que son una molestia”.


Planeta Venus le preguntó a Howell si tenía algún conocimiento del informe del 2002. Él dijo que no, y parecía sorprendido por el informe existente en primer lugar. Él no ve muchas posibilidades de que Oaklawn reciba más atención de Wichita.


“Le diría esto a cualquiera allá en el Ayuntamiento: Wichita está teniendo suficientes problemas para manejar los problemas que tienen hoy”, dice Howell. “No tienen suficiente dinero para cuidar las calles. Están sub financiando a sus oficiales de policía. Falta seguridad pública. Tienen más de mil millones de dólares en deuda.”


“Pensar que realmente tendrían los recursos para extender más servicios a una comunidad empobrecida … No me parece muy probable”, dice. “Tal vez fue una buena discusión, pero no sé qué tan real iba a ser”.


Sisco recuerda el plan, diciendo que el director de vivienda en ese momento, quien recientemente se jubiló, le pidió que comprometiera $5,000 para el plan.

“Le dije que no me importaba ayudar a financiarlo siempre y cuando no terminara en solo una idea más”.


Lovely, la gerente de comunicaciones de Wichita enumeró los servicios abiertos que la ciudad ofrece a los residentes de Oaklawn:


“La ciudad de Wichita ofrece muchos programas comunitarios, especialmente a través de nuestras bibliotecas y centros de servicios comunitarios tanto para residentes como para no residentes de Wichita, que incluyen computadoras gratuitas, ayuda con los impuestos, libros, programas de almuerzo gratuito Filling the Gap, asistencia con el alivio de la factura de agua y más”, dice ella. “La ciudad también proporciona tránsito y apoya los esfuerzos de seguridad pública en la comunidad”.


Independientemente de las promesas, un sentimiento sigue siendo inquebrantable: los que viven en Oaklawn quieren algo mejor. Lo ven como una joya que necesita un poco de brillo.


Vidales dice que su familia se mudó a Oaklawn para criar a sus hijos en un ambiente seguro y saludable. Sí, Oaklawn era asequible, pero ella dice que la comunidad también ha sido un “área realmente agradable”.


Al rededor del edificio del Distrito de Mejoras de Oaklawn está Idlewild Park, un trabajo de amor mantenido únicamente por los vecinos. Es una amplia vegetación, con césped y un parque de chorros de agua. (“Que cuesta $55,000 al año. Me vuelve loca, pero los niños lo disfrutan”, dice Sisco). Un parque infantil está programado para ser actualizado.


“Miras hacia afuera y es un hermoso parque”, dice Sisco. “Y esto es solo la luz (del día).

Si vienes aquí por la tarde, puedes ver a los venados acercarse. ¡Hasta cinco o seis de ellos!”



78 visualizaciones0 comentarios

Kommentarer


bottom of page