top of page
  • Foto del escritorStefania Lugli

Gabe Muñoz da en el clavo con las necesidades de los emprendedores de KCK

Kansas City, Kansas | 5 de diciembre, 2023

Por Stefania Lugli


Muñoz, fundador de The Toolbox, ayuda a los empresarios minoritarios a cohesionar sus ambiciones empresariales con la estabilidad económica.

THE TOOLBOX KCK
Gabe Muñoz posa junto a su amigo en el centro de recursos THE TOOLBOX. Cortesía de Gabe Muñoz

Cuando unos extraños bien vestidos y de traje visitaron la casa de su infancia, se encendió una chispa en Gabe Muñoz, de 9 años.


Aunque no los conocía, quedó cautivado por su apariencia y la presencia que trajeron a la casa de sus bisabuelos en la Ciudad de México.


“Fue la primera vez que vi a alguien usar un traje que parecía latino”, dice Muñoz.


“Recuerdo haberle preguntado a mi mamá: 'Oye, ¿quiénes son esos tipos? ¿Qué hacen? Y ella dijo que son hombres de negocios. Yo estaba como, 'Oh. Me gusta la forma en que visten. Se ven bien’. Y pensé: Quiero ser un hombre de negocios cuando sea grande”.

El Muñoz de hoy en día no se alejó demasiado del sueño de su infancia: es el fundador de The Toolbox, un "recurso de referencia para todo lo relacionado con los pequeños negocios" en el condado de Wyandotte. La organización sin fines de lucro se especializa en reducir las barreras para los empresarios latinos con el objetivo de "crear un ecosistema empresarial más inclusivo y equitativo".


The Toolbox nació de una mezcla de investigación profesional y ambición personal. En 2019, fue nombrado director de la iniciativa Kansas City ESHIP Communities, financiada por la Fundación Ewing Marion Kauffman. Se encargó de identificar las barreras para el emprendimiento local, las brechas existentes en los servicios y la lluvia de ideas sobre las posibles soluciones.


Muñoz estaba familiarizado con estos marcadores, ya que creció viendo a su padre luchar por mantener un pequeño negocio. Admite que incluso cambió su especialidad en la universidad con la esperanza de aprender lo suficiente para abordar los desafíos de su padre como propietario de una pequeña empresa.


Después de la universidad, trabajó en la Cámara de Comercio Hispana del Área Metropolitana de Kansas City como director de Ventas.


"No llegué a la posición con esta mentalidad de 'salir y vender y vender' a la gente. Simplemente salí y hablé con la gente para conocer sus historias, averiguar cuáles eran los problemas y los retos a los que se enfrentaban, tratando de ver si había alguna forma en que pudiera ayudarlos", dice Muñoz. "Mi objetivo final era tocar puertas y conocer a los dueños de negocios y donde estaban.


¿Puede el emprendimiento garantizar la movilidad económica?


Cuando Muñoz estaba en tercer grado, poco después de conocer a los hombres trajeados antes mencionados, su escuela organizó una recaudación de fondos vendiendo barras de chocolate. Pensó que esta era una excelente oportunidad para flexionar sus habilidades como hombre de negocios.

Según Muñoz, su madre convenció a la escuela para que le dieran a él y a sus hermanos dulces adicionales para vender. Ella dejaba el paquete frente a un edificio de oficinas en el centro de Topeka, donde Muñoz aprendió las dificultades de las ventas en frío.


"El primer día me acercaba a la gente y les decía 'hola, ¿les gustaría comprar dulces?' La gente decía de inmediato 'no, no, no'. Yo estaba como, 'hombre, esto es difícil'. Pero pensé que, si cambiaba mi enfoque, obtendría respuestas diferentes", dice Muñoz. "


Aprendí que el mensaje era importante. Así que empecé a acercarme a la gente y preguntarles: 'Hola, ¿pueden ayudarme?', ellos hacían una pausa... y decían que sí".


Muñoz dice que terminó vendiendo la mayor cantidad de barras de chocolate en todo el país ese año, 900 barras de chocolate en un período de una semana. Se llevó a cabo una ceremonia en la escuela donde los funcionarios de la recaudación de fondos realizaron una asamblea para otorgar a Muñoz una placa especial que " hasta el día de hoy, todavía conserva".


Cuando era adolescente, Muñoz ayudaba a su padre en el negocio familiar: un negocio que vendía artículos minoristas y comestibles de México, tarjetas telefónicas internacionales y "el primer lugar en el Medio Oeste donde podías encontrar música en español".


La familia de once miembros administraba cajas registradoras, llenaba estantes y viajaba a México para el abastecimiento de productos.


"Éramos unos niños muy prácticos. Pasamos de depender de cupones de alimentos a poder salir de toda la asistencia federal", dice Muñoz. "Mi papá pudo mantener cómodamente a su familia. Somos nueve hijos".


La familia Muñoz vio cómo el emprendimiento puede ayudar a las familias a ascender económicamente.


La investigación sugiere que el emprendimiento puede ser un vehículo fuerte para la movilidad económica o la estabilidad.


Un estudio de 2020 de la Escuela de Negocios Kenan-Flagler de la Universidad de Carolina del Norte encontró una "relación significativa" entre el emprendimiento y la movilidad económica en los EE. UU., rastreando un aumento en la movilidad económica autodeterminada de una persona después de convertirse en trabajador por cuenta propia. Otro estudio encontró que "los empresarios experimentan una mayor movilidad ascendente en comparación con los trabajadores".


Además, un informe de 2023 de la Escuela de Posgrado de Negocios de la Universidad de Stanford caracteriza a las empresas propiedad de latinos como "resistentes", lo que señala una tendencia nacional de que las empresas propiedad de latinos se recuperen a un ritmo ligeramente más rápido que las empresas propiedad de blancos, a pesar de haber sido afectadas de manera desproporcionada por la pandemia de COVID.


Por otro lado, como experimentó la familia de Muñoz, el emprendimiento puede "exacerbar la brecha de riqueza racial" si un negocio fracasa. Una investigación reciente de la Universidad de Brandeis encontró que las empresas propiedad de personas afroamericanas tenían menos probabilidades de permanecer abiertas 4 años después de su inicio, y que, debido a esta disparidad, "los propietarios de empresas afroamericanos tienen más probabilidades de experimentar movilidad económica descendente y menos probabilidades de experimentar movilidad ascendente, en comparación con sus homólogos blancos".


"Al igual que muchas pequeñas empresas, mi papá trató de hacer todo por sí mismo", dice Muñoz. "Desde abastecer los estantes hasta llenar el inventario y hacer todos los impuestos y el papeleo. Finalmente se quedó atrás... y tuvo que tomar la decisión de cerrar el negocio y llegar a un acuerdo con el IRS sobre algún tipo de plan de pago".


Es por eso por lo que The Toolbox se enfoca en empoderar a los empresarios minoritarios para que encuentren el éxito a largo plazo en lugar de poner todos sus esfuerzos en aumentar la tasa de emprendimiento.

​Esa misión eleva a empresarios como Virginia Mercado, fundadora y directora ejecutiva de Thunderlight Work Boots en Kansas City, Kansas. Ya llevaba dos años en el negocio cuando escuchó por primera vez sobre The Toolbox, y dice que al principio era escéptica de la organización sin fines de lucro. Ella tuvo experiencias negativas con otras organizaciones de apoyo en el pasado.


"Sin embargo, después de asistir a una de sus clases, me sorprendió gratamente descubrir lo dispuestos que estaban a ayudar a una inmigrante que no hablaba inglés y que también era madre soltera", dice Mercado.

Agregó que después de tomar cursos con The Toolbox, Mercado creó un plan de negocios "instrumental" para obtener un subsidio del Gobierno Unificado del Condado de Wyandotte. También desarrolló un plan para el crecimiento de las ventas junto con The Toolbox, que dice que le ha ayudado a obtener su primer préstamo comercial después de que se lo negaron repetidamente.


"El compromiso de The Toolbox de empoderar a las pequeñas empresas como la mía ha tenido un impacto increíble, no solo en mí, sino también en mi comunidad", dice Mercado. "Sus incansables esfuerzos para apoyar y elevar a las pequeñas empresas no han pasado desapercibidos, y estoy segura de que muchos otros, como yo, se han beneficiado de su trabajo".

Educación, no solo motivación


Cuando Muñoz fue nombrado director de la iniciativa ESHIP Communities de Kansas City en 2019, reunió un consejo para encuestar a los propietarios de pequeños negocios de la comunidad que identificara las barreras clave que enfrentan los empresarios.


Su investigación resaltó cuatro barreras: problemas de confianza entre los empresarios para que los proveedores de servicios puedan satisfacer sus necesidades específicas, desafíos de competencia cultural por parte de las organizaciones de apoyo empresarial, falta de programas multilingües y falta de conocimiento de los recursos existentes por parte de los empresarios.


"Queremos crear independencia para nuestros clientes", dice Yvette Solís, directora de empoderamiento económico de El Centro, un socio comunitario de The Toolbox.


Solís cita el choque cultural, la tecnología y la falta de acceso a la información como factores estresantes para los emprendedores. Los recursos deben ir más allá de la simple entrega de un cheque a los empresarios.


"Damos clases de educación financiera, les enseñamos sobre el crédito, la compra de viviendas, también hacemos presupuestos", dice. The Toolbox ofrece conocimientos similares sobre el acceso al capital, los permisos y lo que los diferentes niveles de gobierno exigen a los propietarios de empresas.


The Toolbox también cuenta con varios trabajadores de habla hispana, lo que, según Solís, genera confianza en los empresarios con la barrera del idioma para poder comunicar su visión o los desafíos que enfrentan. El Centro y The Toolbox se envían regularmente clientes entre sí para construir una educación integral.


Muñoz cree que la lengua y la cultura influyen mucho en la confianza entre un individuo y una institución. Durante su encuesta ESHIP, los participantes admitieron que desconfiaban de las organizaciones y que la información relacionada con sus ambiciones empresariales "se mantenía para una visión selectiva".


"No creo que esa sea la intención de las organizaciones", dice Muñoz. "Es solo que no hay comunicación ni relación allí. Y debido a que no hay comunicación, las personas sienten que están aisladas y que 'El otro' no se preocupa por ellas".


Por ejemplo, dice, bastantes empresas de propietarios minoritarios no estaban al tanto de su elegibilidad para los préstamos Paycheck Protection Program u otros similares durante la pandemia de COVID.


"Mucha gente dudaba, incluso pensaba que yo estaba tratando de estafarlos", dice Muñoz. Él pudo lograr un pequeño subsidio para contratar contadores para ayudar a los propietarios de pequeñas empresas a poner sus libros en orden, lo que ayudó a construir una relación de confianza.

​Pedro Morales, propietario de Quality Framing & Art en Mission, Kansas, le da crédito a Muñoz por darle las habilidades necesarias para iniciar su negocio. Muñoz le enseñó cómo solicitar una licencia comercial, crear la página web de su tienda, cómo pagar impuestos comerciales y lo ayudó a solicitar subsidios locales.


"Mi inglés es pobre, y él me ayudó a entender muchas cosas", dice Morales. "Seguimos conectados (más allá de empezar con Quality Framing). Es una gran persona, son un gran equipo. Buena gente".


"A veces, cuando quieres iniciar un negocio, te asustas. Tienes miedo. Como, '¡¿cómo hago esto?!'". Dice Morales. "Si hay una empresa que tiene dificultades de una forma u otra, debería ir a The Toolbox. Son una herramienta muy útil para la comunidad".

Solís, directora de El Centro, dice que la atención que Muñoz le brinda a sus clientes "va más allá".


"Si no tenemos una respuesta para los clientes, les decimos '¡ve con Gabe! ¡Ve a The Toolbox!' Esa confianza que ha construido con la comunidad es esencial", dice.

Fotografía cortesía de Gabe Muñoz

Según Muñoz, The Toolbox ha ayudado a 115 emprendedores a lanzar su negocio y otros 225 "emprendedores únicos" han sido ayudados en el último año. El 70% de ellos eran empresarios inmigrantes.


"Me buscan bastantes personas que dicen que desearían poder hacer algo similar a nosotros, pero no creo que tengamos ningún ingrediente secreto. Simplemente salimos y hablamos con la gente", dice Muñoz. "Empezamos sin dinero y construimos una marca de boca en boca".


Al mismo tiempo que fomenta el crecimiento de otros emprendedores, Muñoz dice que The Toolbox también tiene sus propios objetivos: abrir ubicaciones en diferentes ciudades de Kansas y expandir su programa a idiomas más allá del inglés y el español.


Mientras tanto, Muñoz continúa diversificando el panorama empresarial de Kansas City, mostrando a otros que no tienen que esperar a que extraños con trajes validen sus sueños.

17 visualizaciones0 comentarios
bottom of page