top of page
  • Foto del escritorStefania Lugli

Una taza al día, estilo Las Adelitas: cómo la comunidad mantiene abiertas las puertas de este café

Actualizado: 15 jun 2023

El número de empresarios latinos en Los Estados Unidos se está disparando, superando con creces a otros grupos. Una pareja de Wichita se unió a la lista.

Por Stefania Lugli | Historia publicada originalmente en The Journal

Oscar y Vanessa "Flor" Pineda-Olguín en su diaria rutina en el café Las Adelitas

Unas pequeñas manos se sostienen a lo largo del borde de un sillón rojo, pasan rozando una manta de colores brillantes sobre un asiento moderno con estilo de mediados de siglo.


Emiliano, de 1 año, camina contento más allá de la zona para sentarse. Sus pequeños pies caminan sobre una alfombra de estampado azteca, pasando cerca de unos jarritos de cerámica, doblando la esquina hacia una reluciente hilera de acero inoxidable: las máquinas de café y de expreso se apagan por la noche.


Emiliano corre por la cafetería como si fuera su segundo hogar, porque lo es para sus padres: Oscar y Vanessa "Flor" Pineda-Olguín, los emprendedores detrás de Las Adelitas Café. El negocio está emergiendo en una parte de la reurbanización de Wichita donde las cafeterías aún no han prosperado.

Oscar y Vanessa son parte de los más de 62 millones de latinos en los Estados Unidos, lo que representa el 19% de la población del país. Un número proyectado a aumentar a 111 millones para el 2060. Los latinos también tienen un gasto económico de $2.8 trillones con casi 5 millones de negocios registrados como propiedad de latinos en todo el país, generando más de $800 billones en ingresos, según datos de la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (SBA).


Según el informe Kauffman Indicators, los latinos están iniciando nuevos negocios más rápido que cualquier otro grupo étnico, mostrando consistentemente la tasa más alta de nuevos emprendedores cada año desde el 2002. En algunos años, la tasa fue más del doble que en otros.


Las Adelitas, ubicada en una esquina de las calles First y Market en el centro de Wichita, abrió sus puertas en marzo de este año. El café destaca la herencia mexicana de Pineda: granos frescos de café cosechados en huertos mexicanos y un espacio decorado con toques de casa: mantas, tazas y papel picado de arco iris.


La pareja está ampliando la idea de cómo se ve una cafetería y a quién puede servir, impulsando un nuevo negocio y al mismo tiempo fortaleciendo la presencia latina en el centro de Wichita.


Para Oscar Pineda, el café es su vida. Él ha estado tostando granos durante 15 años, siempre con el sueño de comenzar su propio producto de café y eventualmente abrir un espacio para exhibirlo.


"El café crea conversación. El café no discrimina. Me ha dado una oportunidad", dijo Pineda, de 35 años, en una entrevista con The Journal.


Tanto Oscar como Vanessa son beneficiarios de DACA, también conocidos como Dreamers bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que permite a los inmigrantes indocumentados que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños permanecer temporalmente en el país y obtener permisos de trabajo.


Oscar dijo que la iniciativa política del 2012 le permitió "salir de las sombras" e incorporarse a la sociedad.


"Cuando estaba en la preparatoria, no sabía qué hacer. Era difícil (soñar) debido a mi estatus. No sabía que sería de mi futuro. Simplemente me fui con lo que la vida tenía para ofrecerme y traté de hacer lo mejor que pude con lo que tenía", dijo él.


Vanessa, copropietaria del café y esposa de Oscar, llegó a Wichita desde México cuando tenía seis meses de edad. La pareja se conoció en la preparatoria, se comprometió a los 18 años, y ahora, 20 años después, con cinco hijos y 250,000 libras de granos de café tostados, han abierto su primer negocio: Las Adelitas, nombrado así por las mujeres soldados que lucharon en el frente durante la revolución mexicana.


"Las Adelitas fueron soldados en la revolución, pero nosotros, (adoptamos el nombre) porque en estos días, todos estamos luchando por lo mismo", dijo Oscar. "Tener una vida cotidiana, ingresos diarios y comida diaria".


"El nombre me empodera para lograr nuestro sueño", dijo Vanessa en una entrevista. "Vengo y trabajo con Oscar, juntos, como un matrimonio. Así es como me comparo a mí misma, con una Adelita. Luchando la batalla. Luchando por nuestro sueño".


Antes de la revolución, había esperanza


La aventura formal de Oscar en el café comenzó después de terminar la preparatoria, cuando consiguió un trabajo con un tostador local especializado en la venta de café.


"Aprendí a dar mantenimiento a las máquinas y operar los tostadores, pero en sí, a mí me interesaba aprender más de la ciencia de hacer el café, no solo presionar los botones que hacían que todo sucediera", dijo. "Entonces, leí todo lo que pude, investigué en línea y me conecté con otros profesionales del café cada vez que pude".


Después de más de una década de aprender el arte del café, que viene con un conocimiento íntimo del sabor, el acabado y el proceso, Oscar abrió una tienda electrónica para vender el suyo: Esperanza Coffee Roasters.

El sitio web se lanzó en el 2021, vendiendo café y granos de espresso de comunidades agrícolas mexicanas donde "todos los involucrados en la cadena de suministro se benefician de nuestra transacción", según Oscar. Él elige con quién trabajar dependiendo de su misión, cómo usan el dinero y qué porcentaje obtiene el agricultor de las ventas.


"Busco cafés que se conecten con los principios que mis padres me enseñaron, y trato de conectarme directamente con las comunidades que los producen, para poder ser el puente entre nuestra comunidad de inmigrantes y cualquier otra comunidad que tenga interés en crear cambios a través del café", dijo.


Oscar nació en Michoacán, México, una de las principales regiones productoras de café del país. Dice que su lugar de nacimiento le dio una inclinación natural a trabajar directamente con los agricultores siempre que sea posible, como Finca Triunfo Verde, una cooperativa de café ubicada en la reserva de la biosfera El Triunfo. El grupo cuenta con más de 100 mujeres productoras que utilizan las ganancias para abordar problemas que afectan a las agricultoras, como la violencia de género y las barreras legales para obtener la propiedad de la tierra.


Estos son los valores en los que Oscar quiere poner su inversión.


Esperanza fue un éxito, pero Oscar y Vanessa tenían la esperanza de algo más. Entonces, recurrieron a organizaciones locales como The Garages, en busca de ayuda.


The Garages es una línea rotativa de espacios de incubadoras minoristas en Wichita. Según su sitio web, el programa permite a los emprendedores "planificar, construir y desarrollar nuevas ideas minoristas en un espacio de apoyo de bajo riesgo que fomenta el aprendizaje y el crecimiento". El programa se financia en parte a través de fondos de la Ley del Plan de Rescate Americano y cuenta con el apoyo de organizaciones como Wichita Foundation , Bokeh Development y Fidelity Bank.


"Cuando conocí a Oscar, él quería hacer crecer su negocio de café Esperanza. No estaba muy seguro de cómo hacerlo... pero él quería explorar cuáles eran las opciones", Jaimie Garnett, gerente de programas de The Garages.


"Tenía un producto increíble. Un verdadero corazón por la comunidad y las ganas de mostrar su cultura a través de su producto y experiencia de marca. Se nota que le encanta el arte de tostar granos y la curación del café".


The Garages proporcionó a Las Adelitas una inversión inicial de $1,000, alquiler escalonado, consultoría comercial estratégica y un equipo de tutoría personalizado.


"Para Oscar y Vanessa, una de las cosas más importantes en las que estamos trabajando es en las operaciones y la creación de reconocimiento de la marca a través del capital de las redes sociales y atraer la atención hacia su producto", dijo Garnett. "Y, con la venta de granos de café, ¿cómo brindamos una oportunidad para que los clientes prueben el café y se enamoren de él?"


Las barreras entre una idea y su ejecución


"Nuestro objetivo siempre fue tener una cafetería", dijo Vanessa. "Pero ese objetivo estaba muy lejos. Cuando tuvimos esta oportunidad (The Garages) simplemente fuimos por ella".


Al igual que Las Adelitas, el número de negocios propiedad de latinos que emplean al menos a una persona además del propietario aumentó un 14% entre 2012 y el 2017, más del doble que el promedio nacional.


A pesar de su extraordinario crecimiento, los dueños de negocios latinos continúan enfrentando barreras más altas que sus homólogos blancos, como recibir menos inversión de capital o batallar para encontrar los recursos adecuados para lanzar un negocio.


Oscar dijo que solicitar préstamos es "a menudo desalentador".


"Parece que a veces, simplemente te descartan rápidamente porque tu negocio es demasiado nuevo", dijo. "Desearía que hubiera más información o más ayuda disponible para navegar ese proceso.


"Hay grandes recursos comunitarios por ahí, pero la educación y la navegación a través de ellos es muy importante", dijo Garnett. "Eso no es solo para los dueños de negocios latinos, sino para todos los propietarios de pequeños negocios. ¿Cómo navegas a través de todos los recursos existentes que hay?"


Oscar y Vanessa lucharon por encontrar la información correcta para iniciar un negocio, desde registrarse en Kansas hasta obtener licencias y seguros. Empower, con sede en Wichita, comenzó a organizar clases de negocios en 2021, repasando información como arrendamientos comerciales tanto en inglés como en español. Oscar se acercó a una de esas clases y conoció a Ariel Rodríguez, el director ejecutivo de Empower.

"Recuerdo haber leído nuestras hojas de inscripción y ver a alguien con café y me encanta el café", dijo Rodríguez en una entrevista con The Journal. Él dijo que había oído hablar de Esperanza Coffee y quería conocer al hombre detrás de este.


El par se llevó bien de inmediato.


"(Oscar) hablaba sin parar sobre su pasión por el café y la comunidad y cómo quería hacer ambas cosas. En ese momento, expandir Esperanza era la idea", dijo Rodríguez. "Lo apoyamos, dimos a conocer su nombre en negocios, eventos de catering e hicimos eventos comunitarios con él para darle exposición".


"Fue muy bueno haber encontrado a Empower porque pudieron darme esa información. Y The Garages me dio el empujón, el impulso para crear la visión que tenía", dijo Oscar, además agregó que encontró la organización en Facebook.


Oscar y Vanessa también recibieron ayuda financiera y logística de otras organizaciones sin fines de lucro como NetWork Kansas y Create Campaign, dos organizaciones cuyo objetivo es apoyar y elevar a los empresarios minoritarios.


Hablando en general sobre la comunidad a la que sirve Empower, Rodríguez agregó que una de las mayores barreras que ve es la barrera del idioma inglés-español. Muchos emprendedores que asisten a los eventos de la organización no hablan inglés y necesitan ayuda para completar los formularios.


"También están los servicios bancarios. Tenemos muchas personas que no tienen la suficiente cobertura bancaria. Como los puntajes de crédito. Muchos, debido a la falta de documentación, no tienen una calificación crediticia. A veces, cuando (nuestros clientes) van al banco por un préstamo, luchan para acceder al financiamiento sin un historial o antecedentes de crédito", dijo Rodríguez. "¿Cómo se empiezan a eliminar algunas de esas barreras que están fuera de la banca tradicional? Ahí es donde Empower puede entrar".


Tomándolo 'una taza al día'


En el pasado, la casa de los Pineda tenía tres máquinas de café espresso. Una mini base de operación que obligaba a Vanessa a abrir ventanas y puertas para dejar salir el fuerte aroma de los granos de café.

Ahora la familia de seis tiene una base de operaciones en el centro de Wichita. Oscar y Vanessa dirigen el café. Su hija mayor, Yoselin, de 16 años, toma turnos como barista. Sus otros cuatro hijos entran y salen de la tienda, ya adaptados a que el café sea la parada entre la escuela y su casa.


Incluso Emiliano, el bebé, ayuda a su propio modo: él, es un modelo muy querido en la cuenta de Instagram del café.


"(Yoselin) ahora tiene el paladar de su padre. Yo creo que el café sabe a café y ella dice: 'No, mamá, este es más dulce. Este es amargo'. Ella puede oler la diferencia", dijo Vanessa.


Oscar duda en definir un objetivo claro para el futuro.


" No podía planificar metas para mí debido a la situación en la que estaba. Es difícil para mí decir 'esto es lo que quiero hacer' en el futuro. Simplemente lo tomo día a día. Una taza al día", dijo.


Oscar y Vanessa están abiertos a trasladar eventualmente Las Adelitas al lado norte de Wichita, pero no se comprometen con la idea. Les encanta su lugar en el centro de la ciudad y cómo su conveniente ubicación les ayuda a formar una familia con cada cliente que pasa por el centro de la ciudad.


"En nuestro papel, como una organización hispana, se puede decir que nuestra comunidad está emocionada", dijo Rodríguez sobre la apertura de Las Adelitas. "Ya hay excelentes cafés a nivel local, pero creo que cuando la gente ve a alguien que se parece a ellos con este éxito, realmente da la mentalidad de "Yo también puedo hacerlo'".


Tomará de seis meses a un año determinar si Las Adelitas es rentable. Pero su impacto inmediato no tiene precio.


"Quiero lograr nuestros objetivos. No solo como dueños de cafés, sino como yo misma, como mamá. Para que ellos vean que estamos haciendo esto, este logro... ya (Yoselin) quiere hacer una línea de brillo labial. Ya los estamos empoderando", dijo Vanessa.


"Incluyo a mi familia en mi negocio porque quiero que aprendan de él de diferentes maneras", dijo Oscar. "Para empujarse a sí mismos hacía el éxito. Espero que (mis hijos) vean cómo trabajamos duro su mamá y yo, lo que estamos construyendo y cómo traemos comunidad a nuestra familia. Cómo hacemos familia a nuestra comunidad".

"Cuando todos fallecemos, no nos llevamos nada con nosotros. Pero yo puedo dejar recuerdos".


Mientras Oscar limpia los tubos de vapor de las máquinas de café espresso y Vanessa barre los pisos, los niños se mueven tranquilamente alrededor de sus padres, asumiendo un baile ya practicado de cerrar la tienda: vaciar la basura, doblar las sillas de la banqueta, arrastrar las mesas para adentro.


Después de que la familia cierra y se va, un letrero fluorescente brilla a través de la puerta de vidrio. Las Adelitas. Una revolución del pasado con descendientes firmes en el presente.



Esta historia ha sido originalmente publicada en inglés por The KLC Journal.


Traducción y reproducción: #PlanetaVenus

315 visualizaciones0 comentarios

ความคิดเห็น


bottom of page