top of page
  • Foto del escritorPlaneta Venus

Soltero en invierno y no morir en el intento

Actualizado: 21 ene

Por Luz Mariana Rodríguez | 12 de enero, 2024



¿Te has sentido un poco solo últimamente?


Existe una vibra que envuelve de y abraza el encanto invernal y no es para menos, esta es una época mágica, llena de colores, tradiciones y la sensación de un nuevo comienzo.


Sin embargo, esta es también una temporada que puede sentirse llena de nostalgia y anhelos que llegan a ser difíciles de explicar a simple vista. Citando a Emily Dickinson, la gran poetisa estadounidense “Hay cierto sesgo de luz en las tardes de invierno, que oprimen como cantos de catedral”.


No hay duda de que los tintes melancólicos adquieren una mayor intensidad, como si esta temporada fuera una montaña rusa que te lleva al pico de la felicidad con el júbilo de las celebraciones en familia y que después desciende a la frialdad de una puesta de sol solitaria.


Siendo este un fenómeno que puede influenciar un ligero cambio en tus relaciones intrapersonales y en cómo estas son gestionadas, así como en la motivación de hacer cosas nuevas, trabajar e incluso la concentración en una tarea en específico se vuelve un suplicio.

¿Te sentiste identificado? En caso de ser así, no debes preocuparte, ya que puede que la respuesta sea más simple de lo que pensamos. Para entender mejor este fenómeno la Psicóloga clínica Ariadna Torres nos guiará en este camino.


“Las condiciones climáticas ejercen un papel sumamente importante en nuestras emociones a nivel individual, si analizamos este punto de vista en cuanto a los meses de octubre a febrero podemos notar que es a partir de esta época que los días son mucho más cortos, dando como resultado la falta de secreción de la hormona serotonina, misma que está relacionada con la felicidad, pensamientos positivos y se genera a través de la luz del sol.”

Un ejemplo de esto puede ser llamado “Trastorno afectivo estacional” un tipo de depresión relacionada con tener menos horas de luz solar en las latitudes más al norte y más al sur, desde fines de otoño hasta principios de la primavera.


Aunado a esto podemos abrir un paréntesis a una cuestión muy importante como lo son las relaciones humanas durante esta época del año, para ser más específicos, en las relaciones de pareja. Se aplicaron dos encuestas con un rango de edad de 18 a 35 años y de 35 a 60, siendo las primeras, vínculos más informales y las segundas en su mayoría compromisos más establecidos.


Se les preguntó ¿Cuál es para ellos la época más factible para iniciar una relación de pareja? A lo cual en el rango de 18 a 35 se obtuvieron los siguientes resultados: 41.5% de Octubre a enero, 19.5 de febrero a mayo y un 39% de Junio a septiembre. A esta misma pregunta el rango de encuestados de 35 a 60 años respondió: de Octubre a enero 40%, de febrero a mayo 36.7% y de junio a septiembre 23.3%.



Es evidente una tendencia en que las relaciones de pareja adquieren una mayor demanda al iniciar la temporada otoño – invierno. Sin embargo ¿Es esta una respuesta definitiva? – “Es más una consecuencia, debido a lo ya explicado por la falta de serotonina, al poder llegar a sentirnos solos durante esta época del año, buscamos emparejarnos para generar esta emoción nosotros mismos. No obstante, no es una regla y existen algunos autores que marcan como épocas principales para encontrar pareja principalmente invierno y verano, con la diferencia de que en verano pueden ser más relacionados con la informalidad y los encuentros casuales”.


Otra posible respuesta pueden ser la cantidad de celebraciones y festejos que acompañan a esta época del año. En la misma encuesta se abrió el debate de “si estoy teniendo algún problema con mi pareja, prefiero esperar hasta el final de las fiestas para hablar al respecto” a lo que el rango de edad de 18 a 35 contestó en 46.3% que, dependiendo el problema, un 7.3% que prefería esperar y un 46.3% que no importaba mientras que en el de 35 a 60 un 56% dependiendo del problema, 33.3% no le interesa y un 10% prefiere esperar. Estos pueden ser resultados que a simple vista determinan una repuesta de indiferencia pero que si juntamos las dos primeras opciones (prefiero esperar y si espero) pueden dar un mayor margen de importancia a la compañía durante esta temporada. –“La realidad es que en esta época del año tenemos un poco más de presión social y familiar, son muchas reuniones y acudir solo a este tipo de eventos puede incluso llegar a causar ansiedad en el individuo”.


Para concluir el tema podemos mencionar la importancia de una buena nutrición y la creación de conciencia para mantener la salud mental para aumentar la generación de serotonina en nuestro cerebro. - “Interviene mucho nuestra alimentación, aunque no parezca, en otoño e invierno comemos de una forma más pesada a comparación de primavera y verano, puesto que la piel detecta la brisa fría y manda una orden de protección al cerebro para protegernos con alimentos ricos en grasas para generar calor, lo cual causa una sobrecarga en el estómago, causando cansancio, irritabilidad y en algunas ocasiones desembocando en el “Trastorno afectivo estacional”.


Es por esta razón que es importante integrar una rutina de ejercicios y dieta balanceada. Así como la importancia de la creación de conciencia en nuestro entorno y el agradecimiento constante de familiares, amigos y el amor propio.

31 visualizaciones0 comentarios
bottom of page