top of page
  • Foto del escritorStefania Lugli

En Dodge City, donde la mayoría de la población es latina, una demanda alimenta el debate sobre la falta de representación latina en el gobierno de la ciudad

Por Stefania Lugli | 12 de febrero, 2024


Dodge City Council Meeting
Aunque más del 65% de los residentes de Dodge City se identifican como latinos, sólo un puñado de hispanos han formado parte de la comisión de la ciudad durante las últimas tres décadas. Estos escasos niveles de representación han provocado una demanda federal presentada por ACLU Kansas. Pero los funcionarios de la ciudad dicen que el resultado no es resultado de discriminación. Crédito: Jeff Tuttle

Una demanda federal que afirma que el sistema electoral de Dodge City niega a los latinos una representación justa en el gobierno de la ciudad "tiene mucho sentido" para Alba Gutiérrez-Ortiz, quien ha vivido toda su vida en esa ciudad.


"La representación importa", dice ella. "Cuando tienes personas de cierto grupo demográfico en la Comisión de la Ciudad, y no estoy hablando solo de raza, sino también de nivel económico, ¿cómo van a saber ellos sobre los problemas que te afectan?" 


Por otro lado, uno de los pocos latinos que ha sido elegido para la Comisión de la Ciudad ofrece una explicación diferente de por qué tan pocos miembros de su mayoría étnica sirven en cargos electivos locales: la complacencia.


Fernando Jurado, que se desempeñó como comisionado de la ciudad de 1998 a 2000, dice que la participación hispana en la ciudad siempre ha sido "algo" escasa. "No digo que nunca participaron, pero en un nivel superior, faltaron. Ir a reuniones, asistir a presentaciones o cosas de esa naturaleza, esas son cosas que yo mismo hice".


Jurado, quien ahora vive en Greeley, Colorado, se postuló para la reelección en el año 2000 y perdió por dos votos. Desde entonces, solo un latino ha sido elegido miembro del gobierno municipal, Joseph Nuci. Perdió su candidatura a la reelección en noviembre y dejó su escaño en enero.


La ausencia es notable porque, desde cualquier punto de vista, los latinos están dando forma al presente y al futuro de Dodge City. Más del 65% de los residentes de Dodge City se identifican como latinos, y casi la mitad de sus residentes latinos son ciudadanos en edad de votar.


Según la opinión de ACLU Kansas, la falta de representación no es una coincidencia. 

Hace poco más de un año, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de Kansas y otros grupos defensores del derecho al voto presentaron una demanda contra la ciudad alegando que su sistema electoral general diluye ilegalmente los votos de los latinos, privándolos de una representación adecuada. En la demanda figuran dos hombres latinos como demandantes y está programada para ir a juicio en un tribunal federal de distrito en Wichita el 27 de febrero.


La demanda es la disputa más reciente sobre el derecho al voto de los latinos en Dodge City y sus alrededores. En 2018,  el condado de Ford fue demandado después de que el secretario del condado trasladara el único centro de votación de Dodge City fuera de los límites de la ciudad.  Una investigación del Congreso sobre técnicas de supresión de votantes en 2020 analizó esa maniobra.


El reciente litigio está llevando el escrutinio nacional a la comunidad, incluida una historia en The Washington Post. Pero los funcionarios de Dodge City sostienen que su sistema electoral no es inusual para una ciudad de su tamaño y que los residentes latinos están dispersos por toda la ciudad, en lugar de en vecindarios particulares. Entre las 26 ciudades de primera clase del estado, 15 usan distritos generales y 11 usan distritos o circunscripciones.


El gerente de Dodge City, Nick Hernández, el primer hispano en ocupar ese cargo cuando comenzó a trabajar a principios de 2020, dijo en un correo electrónico que los funcionarios de la ciudad esperan que la comunidad "naturalmente comience a ver más representación latina" con el tiempo a medida que crezca el número de votantes latinos.


Pero Gutiérrez-Ortiz argumenta que el sistema general vigente afecta la representación actual. El sistema ha elegido, dice ella, una Comisión de la Ciudad compuesta por miembros que viven en la parte más rica de la ciudad, muy aparte de la gran fracción de los electores a los que se supone que representan. 


"Hay un chiste local que dice que el lado sur de la vía del tren es el lado malo de la ciudad", explica ella. "Hay muchas calles en el sur que están en condiciones terribles. Y hay más presión para poner en marcha distritos incentivados al norte de las vías del tren". 



Alba Gutierrez-Ortiz
Alba Gutiérrez-Ortiz, residente de toda la vida de Dodge City, dice que la falta de representación latina en la comisión de la ciudad desalienta la participación cívica en el lado sur más pobre de la ciudad. Crédito: Jeff Tuttle


Hace referencia explícita a la calle Comanche, una avenida este-oeste en la parte norte de la ciudad. 


"Si hablas con alguien en Dodge City y le preguntas '¿Qué hay al norte de Comanche?' Te dirán: 'Gente rica'. Son las personas que ganan más dinero. Son personas a las que les va bien en la vida", dice ella. 


Esto alimenta la apatía cívica, dice ella, lo que hace que sea más difícil lograr que los votantes de su comunidad se involucren en la democracia local porque piensan que los funcionarios electos priorizan el desarrollo de los sectores favorecidos de la ciudad.


"Cuando haces que el lado sur parezca muy poco atractivo y lo ignoras por completo", dice, "¿quién va a querer venir y apoyar a una ciudad que no los apoyará a ellos?"


Los registros públicos muestran que los residentes del lado norte de la ciudad dominan la representación en la comisión. En 2023, cuatro de los cinco comisionados vivían al norte de Comanche Street, muy cerca del Dodge City Country Club. Después de las elecciones de otoño, dos comisionados que vivían al norte de Comanche perdieron y fueron reemplazados por nuevos funcionarios que también viven cerca del club campestre. Un quinto comisionado, el actual alcalde Chuck Taylor, vive en una ruta rural a lo largo de la autopista 400.




Las consecuencias de las elecciones generales


La demanda de la ACLU en Kansas,  Coca v la ciudad de Dodge City, se centra en el rol del sistema general, alegando que diluye el poder del voto de la comunidad hispana, una violación  de la Sección 2 de la Ley de Derechos Electorales y la cláusula de protección igualitaria de la 14ª Enmienda. Los demandantes no argumentan que todos los latinos piensan, y por lo tanto votan, de la misma manera. En cambio, sostienen que los latinos respaldarían abrumadoramente a otros latinos para puestos en la Comisión de la Ciudad, pero se ven frustrados por un sistema general que permite a los votantes blancos disminuir el poder de su voto.


La Ley de Derecho al Voto es una legislación histórica que fue aprobada por primera vez en 1965. Ha sido llamado el mayor logro del movimiento por los derechos civiles. En el momento de la redacción del proyecto de ley, la Sección 2 se consideraba principalmente como una forma de hacer cumplir la garantía de la 15ª Enmienda de que el derecho al voto no podía ser restringido "por motivos de raza, color o condición previa de servidumbre".


Los casos judiciales de la Sección 2 son comunes, incluso aquellos en los que demandantes como los residentes de Dodge City, Miguel Coca y Alejandro Rangel-López, han alegado que las elecciones generales discriminan a los votantes latinos, una violación de sus derechos bajo la 14ª Enmienda.



Tendedero
Elegir representantes de la ciudad por distritos uninominales ayudaría a vecindarios como éste, al sur de Comanche Street, a recibir una mejor representación, dicen los defensores. Pero a otros les preocupa que alejarse de un sistema general donde las comisiones pueden vivir en cualquier lugar de la ciudad pueda generar división. Crédito: Jeff Tuttle


El gran número de casos presentados en virtud de la Sección 2 ha dado lugar a numerosas sentencias de tribunales de apelación. Un caso famoso es Mobile v. Bolden. En 1979, un residente afroamericano de Mobile, Alabama, presentó una demanda colectiva contra la ciudad, argumentando que su sistema de votación general para los comisionados de la ciudad diluía la fuerza del voto de los residentes afroamericanos.


Un juez federal de distrito falló a favor de los demandantes, ordenando a la ciudad que reemplazara su acuerdo existente con un alcalde y representantes elegidos de distritos uninominales. Un tribunal de apelaciones confirmó el fallo.


Pero en 1980, la Corte Suprema de los Estados Unidos revocó la decisión del tribunal de primera instancia, dictaminando que la Sección 2 era una reafirmación de las protecciones de la 15ª Enmienda, y los demandantes tenían que probar que las prácticas de la ciudad tenían un propósito discriminatorio. 


Dos años más tarde, el Congreso enmendó la Sección 2 para permitir impugnaciones legales si un demandante podía probar que "la norma, práctica o procedimiento impugnado de una elección tuvo como resultado negar a una minoría racial o lingüística la igualdad de oportunidades para participar en el proceso político".


Desde entonces, el Departamento de Justicia ha presentado al menos 19 casos que desafían los sistemas generales bajo la Sección 2, la misma violación citada en el caso de la ACLU contra Dodge City. Se han presentado más demandas a nivel estatal o local.

 

La investigación académica apoya la afirmación de que los sistemas generales afectan la representación. Un análisis de la Universidad de Nebraska encontró que las  minorías están subrepresentadas en las entidades gubernamentales que emplean tales sistemas. Una investigación de LaGrange College en 2019 afirmó que "los sistemas electorales generales han demostrado que son ineficaces para promover un cuerpo diverso de funcionarios electos cuando los grupos minoritarios se ven abrumados por el poder de voto de la mayoría".


Un artículo de 2004 en  The University of Chicago Journal of Politics encontró que una población latina prominente "afecta positivamente" la representación latina en las juntas escolares locales, pero que "los sistemas generales obstaculizan ... la representación".


Davis Hammet, presidente de Loud Light, un grupo de defensa del derecho al voto de Kansas, dijo que la falta de representación de Dodge City en una comunidad mayoritariamente minoritaria no es única. 


"No es necesario ser abogado para entender que algo está sucediendo cuando tienes una comunidad mayoritariamente minoritaria... (que no) tiene ninguna representación en el gobierno", dice. "Algo está sucediendo y realmente no se puede discutir eso. No conozco a nadie que pueda decirte honestamente que piensa que esta situación está bien". 


Ex funcionario: "los latinos no se involucran"


Como remedio, ACLU Kansas está pidiendo que se requiera que Dodge City cambie a un modelo de distrito de un solo miembro, donde los miembros de la comisión representarían distritos geográficos específicos dentro de la ciudad, permitiendo que los votantes calificados dentro de esos distritos seleccionen un comisionado. 


Hammet argumenta a favor de tal modelo, diciendo que cada parte de una ciudad o pueblo debe tener una representación adecuada en el gobierno local. 


"Diferentes comunidades tienen diferentes desafíos. ¿Cómo puede repercutir eso a nivel local? Cuando se someta a votación una decisión, va a afectar de manera desproporcionada a las personas que no están en la mesa, y no hay nadie allí para ofrecer un contrapunto", dice Hammet.


Sin embargo, uno de los pocos exfuncionarios electos latinos de la comunidad considera que en lugar del sistema electoral, la falta de participación cívica latina es el centro del problema.



Mural en Dodge City Kansas
La influencia de los latinos en Dodge es obvia en toda la ciudad, además del gobierno local. Los defensores argumentan que el sistema electoral general minimiza el poder de voto de los latinos, a pesar de que representan más del 65% de la población de la ciudad. Crédito: Jeff Tuttle


Jurado llegó a Dodge City desde Chihuahua, México, en la década de 1970. Dice que se sumergió por completo en la vida cívica, ofreciendo servicios de traducción que van desde el ayuntamiento hasta citas médicas. 


Dice que los funcionarios locales, movidos por su pasión por la comunidad, lo alentaron a postularse para la Comisión de la Ciudad. Ganó un escaño en 1997. 


Faltan registros anteriores al año 2000, por lo que no está claro si fue el primer latino elegido para la Comisión de Dodge City. De todos modos, sigue insistiendo en que la brecha de 20 años entre su victoria y la de Nuci no tiene nada que ver con el procedimiento. Tiene que ver con la complacencia. 


"No me sorprende", dice Jurado. "Lo siento, pero por alguna razón, no sé por qué, los latinos no se involucran". Agregó que la mayoría de sus donaciones provenían de residentes blancos.


Cuando se postuló para la reelección en el 2000, inicialmente mantuvo su escaño con el tercer puesto más votado, pero finalmente perdió cuando otro candidato exigió un recuento.


"Me preguntas: '¿Qué pasó?' ¿Qué pasó? Sólo puedo culparme a mí mismo. No tuve a mi anterior jefe de campaña. Un par de familiares y amigos se olvidaron de votar. Cuando escuches 'un voto cuenta', créeme... Si lo hace".


Dice que nunca vio nada en contra de los hispanos o en contra de sí mismo cuando se postuló como candidato o actuó como funcionario. Dice que el principal reto fue lograr que otros latinos se involucraran cívicamente. 


Gutiérrez-Ortiz también reconoce que hay una falta de participación cívica latina, pero culpa a las circunstancias de los residentes. 


"Legalmente, no se le puede negar a alguien el derecho al voto. Pero ¿qué pasa con las plantas (empacadoras)? Trabajas de 7 a.m. a 7 p.m. o toda la noche. Cuando sales, no vas a querer ir a votar. Estás cansado", dice ella.  


"También es frustrante en el sentido de que solo tenemos una pequeña cantidad de la población que está registrada para votar de todos modos", dice Gutiérrez-Ortiz. "Luego lo desglosas aún más a los que realmente se presentan a votar, y es deprimente. Solo se necesitan unos pocos votos para cambiar una elección".





Espacio para crecer


Gutiérrez-Ortiz y Jurado están de acuerdo en que el compromiso cívico entre los latinos de Dodge City tiene mucho espacio para crecer.


Es una prioridad que también comparte Hernández, el administrador de la ciudad, quien dice que las raíces de su familia en la comunidad se remontan al Mexican Village de Dodge City, una ciudad construida en la propiedad del ferrocarril, a principios de 1900.



Nick  Hernandez
Nick Hernandez es el primer hispano en servir como administrador municipal en Dodge City. Dice que los funcionarios de la ciudad esperan que la comunidad vea naturalmente una mayor representación latina con el tiempo a medida que crezca el número de votantes latinos. Crédito: Jeff Tuttle


Hernández se negó a ser entrevistado para este artículo, al igual que los funcionarios de la ACLU Kansas. Pero en un correo electrónico, dijo que, desde la perspectiva de la ciudad, es la distribución geográfica de los latinos en toda la ciudad, y no la discriminación, lo que hace que los latinos estén subrepresentados en la comisión.


Gutiérrez-Ortiz ve una ventaja definitiva en los distritos uninominales que podrían proporcionar una representación a nivel de vecindario de la que ahora se carece.


"¿Qué mejor que alguien que vive en la misma calle que tú? ¿Alguien que sepa cómo son las calles? Porque en este momento, esa persona que vive en el club campestre no sabe por dónde diablos tenemos que conducir todos los días". 



Casa Azul en Dodge City
Una casa cerca del Dodge City Country Club. Aunque los comisionados de la ciudad representan a toda la comunidad a través de un sistema general, un número desproporcionado de representantes provienen del lado norte más rico de la ciudad. Crédito: Jeff Tuttle


Pero observadores como Jurado consideran que los distritos uninominales son contrarios a la unidad que la comunidad necesita cultivar para prosperar. 


"No me gusta", dice sobre los distritos uninominales. "Creo que es divisivo. Eres (elegido) para representar a toda la ciudad, no necesariamente a un sector de la ciudad".


¿Esperanza de que haya cambios locales?


La demanda de Dodge City es solo uno de una serie de casos en todo el país que empujan a las ciudades a alejarse de la votación general, con frecuencia basada en el argumento de que las elecciones generales disminuyen el poder de los votantes minoritarios. A veces, estos desafíos provienen directamente de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.


Los latinos en Whittier, California, apoyaron abrumadoramente a un candidato latino en las elecciones de 2010, pero obtuvieron menos del 10% de los votos de los no latinos. Este resultado respalda la idea de  que hubo una votación racialmente polarizada en contra del candidato preferido por los latinos, lo que le impidió ganar un escaño en el consejo en una elección general.


En Port Chester, Nueva York, los votantes latinos argumentaron con éxito que el sistema general utilizado para elegir a la Junta de Fideicomisarios del pueblo les negaba la igualdad de oportunidades para participar en el proceso político y elegir a su candidato preferido. 


En ese caso, el pueblo acordó adoptar un sistema de votación acumulativa, no distritos uninominales, para elegir a sus fideicomisarios. El decreto de consentimiento entre el Departamento de Justicia y la ciudad también  requiere que las sesiones públicas de información y capacitación para los votantes se lleven a cabo tanto en inglés como en español, que cualquier aviso público o anuncio relacionado con las elecciones se distribuya en ambos idiomas y que el pueblo asigne un empleado bilingüe responsable de llevar a cabo las obligaciones del decreto.



South Side Dodge City
Los críticos del sistema de votación general de Dodge City dicen que concentra el poder en el lado norte más rico de la ciudad, lo que impide que se prioricen los problemas que enfrentan otras partes de la ciudad. Crédito: Jeff Tuttle


La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) dice que es posible trazar un mapa de cinco distritos uninominales para Dodge City que le daría a la población latina la oportunidad de elegir a sus candidatos preferidos en al menos dos distritos.


Pero el condado de Ford, en el que se encuentra Dodge City, tiene un sistema en el que los comisionados del condado son elegidos por distritos, y ese sistema no ha resultado en la representación latina.


Brian Amos, profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Wichita, dice que eso se debe en gran parte a que el municipio de Dodge City está dividido en tres distritos, lo que mantiene a la población hispana en edad de votar por debajo del 50% en cada uno de esos distritos.  


Amos, un experto en administración electoral y redistribución de distritos, ha examinado los límites de los distritos del condado de Ford en investigaciones anteriores y ha escrito que tales dinámicas levantan sospechas. 


"Solía usar el condado de Ford como mi ejemplo de: 'Si alguien viera esto y reuniera el dinero para demandar, probablemente tenga un caso aquí'", dice Amos. Por lo tanto, no me sorprende que alguien haya mirado (a Dodge City)". 



Mapa
Un bosquejo del condado de Ford a partir de investigaciones anteriores de Brian Amos. Las líneas rojas representan los distritos de la comisión del condado. Las líneas negras muestran las líneas de los grupos de bloques del censo. El sombreado azul es donde hay una mayoría de latinos en edad de votar. Crédito: Brian Amos


Sí Dodge City quiere hacer cambios para responder a las preocupaciones sobre su sistema general, no necesita perder una demanda para hacerlo. Los funcionarios electos pueden convocar a un referéndum sobre la cuestión de cambiar de la votación general a la votación distrital. A la inversa, los electores podrían solicitar a la comisión de la ciudad que someta la cuestión a votación. 


Sin embargo, esa no es la forma en que el cambio suele ocurrir. Después de todo, los actuales comisionados de la ciudad, los acusados de la demanda de la ACLU ganaron sus escaños en una elección general, lo que significa que estarían rechazando el sistema que los puso en el poder en primer lugar.


Es difícil abordar estos problemas cuando, como dice Amos, "simplemente no hay suficiente gente en los condados o no hay suficiente dinero, hasta que la ACLU interviene y salva el día. Simplemente no se está haciendo nada al respecto". 



Dodge City Kansas
A pesar de tener un impacto significativo en la economía, la demografía y la cultura de Dodge City, la participación cívica latina tiene espacio para crecer allí. Eso es algo en lo que coinciden tanto los partidarios como los críticos del sistema general de elección de comisionados. Crédito: Jeff Tuttle


Sin embargo, los cambios impulsados localmente no son inéditos. Los votantes del distrito escolar de Wichita votaron  por un margen de 2 a 1 en  2022 para deshacerse de un sistema de votación híbrido que elegía a los miembros de la junta por distrito con una elección general en toda la ciudad. Ahora, solo las personas que viven en cada distrito de la junta eligen candidatos para su jurisdicción. 


Incluso si los demandantes no prevalecen en su demanda, existe la esperanza de que el diálogo en la comunidad al respecto sea una llamada de atención para que los latinos se involucren más políticamente. Si esperan a que otros cambien las cosas por ellos, podrían estar esperando mucho tiempo, dice Gutiérrez-Ortiz.


"Leí este artículo en el que la mayoría de las personas (entrevistadas en Dodge City) dijeron que (el sistema actual en general) no es un gran problema. ' No necesitamos cambiarlo'. Me siento muy cómodo con la forma en que se hacen las cosas", dice. "La gente se acostumbra a la misma forma de siempre, y yo ya lo superé. Hagamos algo diferente que funcione... por el bien común. Quiero que nuestra comunidad prospere".


Aumentar el nivel de participación cívica entre los latinos podría ayudar a hacer de Dodge City un lugar en general, más sólido para vivir.


"Los latinos necesitan involucrarse más en todos los aspectos de la comunidad", dice Jurado. "Yo doné incontables horas para una cosa u otra. Eso tiene que venir del corazón, de la voluntad de devolver algo a la comunidad. Como yo lo hice".

23 visualizaciones0 comentarios
bottom of page