top of page
  • Foto del escritorPlaneta Venus

Cuando la familia, la cultura y la tradición se unen con la constancia

Wichita Kansas | 6 de abril, 2024

Por Claudia Amaro


Cuando Leticia Vargas abrió La Pasadita en 2002, la boutique era uno de los pocos negocios latinos que operaban en el sur de Wichita. Ahora el área está llena de negocios latinos = amigables, y La Pasadita está prosperando. La historia de Vargas nos muestra lecciones sobre los desafíos que enfrentan los dueños de negocios latinos y cómo los superan.


Vestidos de quinceañera Wichita Kansas - Leticia Vargas - La Pasadita
Leticia Vargas ofrece un servicio completo para las celebraciones de nuestras tradiciones Latinoamericanas. Fotografía por Selena Favela/KLC

Conduciendo por el sur de Wichita sobre la calle Harry, cerca de la avenida Hydraulic, los letreros comerciales en español llaman la atención. Pero entre ellos, sobresale La Pasadita. Este negocio ha estado allí durante más de 20 años.



Cuando la gente piensa en negocios latinos en Wichita, a menudo piensan en el lado norte de la ciudad, conocido como El Norte o North End. El Norte ha sido históricamente un área latina, porque fue poblada por trabajadores ferroviarios que llegaron al área a principios de 1900. También desarrolló importantes instituciones que servirían a los hispanohablantes.


Eso comenzó a cambiar a principios de la década del 2000, cuando los latinos que llegaban comenzaron a dispersarse por la ciudad.


La Pasadita - Leticia Vargas - Quinceañeras
Para Leticia Vargas no hay nada más estimulante que ver que sus clientes salen satisfechos de su negocio. Fotografía por Selena Favela/KLC

Leticia Vargas emigró a Estados Unidos desde Durango, un estado del norte de México. Ella llegó por primera vez a California, donde vivió durante 20 años.


Ahí es donde comenzó su trayecto empresarial vendiendo bolsos en los mercados conocidos como Flea Markets.


Vargas decidió mudarse a Wichita a principios de la década del 2000 para trabajar en una planta empacadora de carne. 


Al principio, no quería iniciar otro negocio. Pero pronto se convirtió en una necesidad.


Al ser madre soltera de dos niñas, no podía mantener a su familia con un solo trabajo. Ella comenzó vendiendo cobijas, cerámicas y otros artículos desde su casa.


Durante aproximadamente un año, recibía a extraños en su casa para mostrarles la mercancía que vendía. Otras veces ella iba a las casas de sus clientes. Una tarde de 2002, Vargas conducía por la calle Harry cuando vio un edificio vacío y decidió alquilarlo. Cuando la tienda de Vargas abrió, ella agregó ropa a su línea de productos.


"Creo que fuimos uno de los primeros negocios que comenzó a establecerse en el sur", dice Vargas. "Antes, todo para los latinos estaba en el lado norte. Eso fue difícil para nosotros. Incluso cuando la gente me preguntaba dónde estaba mi negocio, parecía que estaba demasiado lejos para llegar aquí. Pero, gracias a Dios, se abrieron más negocios y ya no estamos en esa posición. Ahora también hay muchos latinos en el sur".

Aculturación, asimilación o simplemente una nueva forma de vivir


Según un informe de la Comisión de Asuntos Hispanos y Latinoamericanos de Kansas, a medida que los latinos se familiarizan con su nuevo entorno, con nuevas tradiciones y nuevas formas de hacer las cosas en los Estados Unidos, ellos comienzan a incorporar un nuevo enfoque de la vida.


Quinceañeras en Wichita Kansas
Fotografía por Selena Favela/KLC

La Pasadita no es una boutique más. Se especializa en ropa de quinceañera. Una quinceañera es la tradición latinoamericana de celebrar que una niña llega a su cumpleaños número 15. Forbes afirma que la quinceañera promedio cuesta $21,781 y tiene 212 invitados, una escala de celebración que no es inusual en Wichita.



Para los latinos, la decisión de iniciar un negocio puede ser espontánea, dice Frank Choriego, director asociado del Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas de Kansas en Wichita State University, que sirve a la región central del estado.


Choriego, quien es bilingüe, dice que, según su experiencia, los latinos tienden a ser independientes y orientados a la acción. 


"Los latinos ven los recursos disponibles y lo que pueden hacer con ellos", dice. "No se preocupan por un plan de negocios. Usan sus instintos más que cualquier otra cosa para sus planes y para abrir el negocio".

A lo largo de los años, el negocio de Vargas ha soportado varias tormentas, incluida la Gran Recesión y la pandemia que comenzó en 2020. ¿La razón principal? Constancia.


"Hay muchos negocios que abren con mucho entusiasmo", dice Vargas. Pero la falta de resultados inmediatos puede poner a prueba la paciencia de los dueños de negocios latinos: "Esperamos dos o tres meses y decimos: 'No, no funciona; Sería mejor cerrarlo ahora'... Cuando yo hago algo, es a largo plazo. Me gusta ser persistente y esperar los resultados".


Vestidos de quinceañera Wichita Kansas - Leticia Vargas - La Pasadita
Fotografía por Selena Favela/KLC

Vargas tardó aproximadamente dos años en ver resultados positivos en su negocio. Con el tiempo, ella añadió más líneas de productos a su negocio, como decoraciones para fiestas.


Vargas dice que los ecosistemas de negocios latinos son diferentes a los demás. "Nosotros aprendemos sobre la marcha", dice ella. 


Para ella, el idioma fue un gran desafío, porque no habla mucho inglés. Alguien tuvo que ayudarla a investigar qué permisos se necesitaban para establecer su negocio. Otro de los retos a los que se enfrentó fue el de otros latinos que se aprovechan de las personas que buscan ayuda o información, "hubo personas que vinieron ofreciendo ayuda, pero al final, el beneficio era solo para ellos".


Debido a que posiblemente no conocen la cultura empresarial en los EE. UU. tan bien como los nativos, Choriego dice que los latinos pueden perder oportunidades de obtener recursos que podrían ayudarlos a tener éxito. La mayoría de las veces, los emprendedores latinos cuentan con una red de amigos, familiares y conocidos que les ofrecen apoyo en el proceso, situación que no se dio en el caso de Vargas porque ella no contaba con mucha familia en Wichita. Muchas veces, carecen de sofisticación financiera, lo que les limita a obtener el mejor financiamiento o desarrollar ventas fuera de su comunidad.


Vargas ha podido aumentar su clientela a medida que más anglos compran vestidos de graduación y otros accesorios.


La Pasadita Wichita Kansas
Fotografía por Selena Favela/KLC

"Los estadounidenses ya se dieron cuenta de que estamos aquí, de que existimos, y les gusta", dice ella. "Y también les gustan mucho nuestras tradiciones, y por eso vienen a lugares como el mío, ya que nuestros precios son más accesibles que en otros lugares".


El apoyo de la comunidad es vital para mantener vivo su negocio, dice Vargas. Ella sabe que a muchas personas les gusta viajar a las ciudades más grandes para buscar vestidos de quinceañera, y a ella le gustaría que más personas apoyaran a los negocios locales. En su opinión, la gente no tiene que viajar muy lejos para encontrar algo especial.


Si bien uno de sus mayores sueños es expandir su tienda a otros lugares, le encanta lo que hace. Se siente llena de energía cuando entrega un vestido o cuando ve las caras felices de sus clientes después de decorar un lugar. Ella se describe a sí misma como una persona servicial. Su consejo para las personas que quieren iniciar un negocio es que encuentren algo que los motive. "Busca algo que realmente te guste, que te entusiasme. Porque cuando llegan los tiempos difíciles, el amor por tu trabajo te hará seguir adelante. Eso es lo que te hace levantarte todos los días y empezar de nuevo".


Choriego invita a las personas que quieran emprender un negocio a ser curiosas, a buscar ayuda. Muchas universidades y colegios, incluyendo WSU, tienen programas para ayudar a los empresarios latinos, a menudo con materiales y asistencia en español. Las oficinas municipales y estatales también brindan educación y asesoramiento para ayudar a los empresarios de habla hispana.


"¡Pregunta, pregunta y pregunta! No hagas suposiciones sin investigar. No se avergüencen ni tengan miedo de acercarse a las organizaciones para averiguar cómo pueden ayudar a los empresarios latinos", dice Choriego.

La Pasadita es una boutique en Wichita, Kansas que se especializa en ropa de quinceañera. La dueña, Leticia Vargas, es una inmigrante mexicana que inició su negocio en 2002. La Pasadita ha superado varias tormentas, incluida la Gran Recesión y la pandemia, y ha crecido hasta convertirse en un negocio exitoso. Vargas atribuye su éxito a la constancia, al apoyo de la comunidad y a encontrar algo que le apasiona. Ella anima a otros latinos que quieren iniciar un negocio a encontrar algo que les guste y a ser persistentes.







732 visualizaciones0 comentarios

תגובות


bottom of page