• Planeta Venus

Rompiendo el estigma: Cómo la pandemia ha ayudado a poner más atención al tema de salud mental

Por Matthew Kelly / Wichita Journalism Collaborative


El costo psicológico de la pandemia de coronavirus es innegable. En el punto más alto de aislamiento en la pasada primavera, uno de cada tres Americanos mostraba signos de depresión clínica o ansiedad, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.


No hay forma de predecir o cuantificar el impacto a largo plazo de este sufrimiento colectivo, pero los expertos afirman que la gente habla ahora de su salud mental y su bienestar con más libertad que antes de la pandemia, lo que supone una oportunidad para acabar con parte del estigma que ha rodeado durante mucho tiempo a las enfermedades mentales.


"Con el COVID-19, estamos viendo más apertura, más discusión, más disposición a hablar de ello", dijo Shantel Westbrook, directora de servicios de COMCARE del condado de Sedgwick, el mayor centro comunitario de salud mental del estado.


Courtesy of Sedgwick Co
Shantel Westbrook

Westbrook dijo que los mensajes importantes sobre la salud mental se han amplificado durante la pandemia.

"Pregunte cómo está su vecino. Pregunte cómo está su familia. Tenemos que mantenernos conectados. Tenemos que estar atentos", dijo.

El aislamiento físico ha impulsado a la gente a acercarse a sus seres queridos y preguntarles por su bienestar o confiarles el suyo propio.

"Está llamando mucho la atención porque sabemos que no podemos estar aislados y que todo nuestro mundo cambie, sin sufrir algo", dijo Westbrook. "Tal vez no sea un episodio depresivo o de ansiedad siempre, pero es una gran lucha".


Fotografía de Kansas News Service

Descartando las enfermedades mentales

En sus 20 años supervisando los servicios clínicos y de rehabilitación de COMCARE, Westbrook dijo que la falta de voluntad para reconocer y discutir los problemas de salud mental ha sido una de las mayores barreras para el tratamiento en el condado de Sedgwick.

"Definitivamente es más difícil para la gente reconocer cosas como la depresión", dijo Westbrook. "Creo que todo se reduce a que tendemos culpar a la gente y a asumir que pueden mejorarse".

Con demasiada frecuencia, a las personas con enfermedades mentales se les dice que le echen ganas. Que lo superen. Que vuelvan a trabajar.


Courtesy of the University of Kansas
Rachel Brown

Rachel Brown, profesora y directora del departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento del campus de Wichita del Centro Médico de KU, dijo que no hay una distinción significativa entre las enfermedades mentales y las físicas.

"Todos hemos intentado históricamente convertirlo en algo diferente, y no lo es. Es la misma enfermedad que cualquier otro tipo de enfermedad", dijo Brown.

"No hay nada diferente en vivir con asma, que es una enfermedad recurrente y remitente que a veces es totalmente asintomática y a veces pone en peligro la vida. No hay nada diferente en vivir con asma que en vivir con depresión, que a veces es totalmente asintomática o se controla muy bien, y otras veces es incapacitante o pone en peligro la vida."

Este estigma está firmemente arraigado en siglos de incomprensión, dijo, señalando una escena de la obra de Shakespeare "Macbeth" que ilustra esta actitud ampliamente despectiva hacia los problemas de salud mental.

"Lady Macbeth se despierta por la noche y camina retorciéndose las manos y reviviendo los asesinatos", dijo Brown. "Realmente describe las pesadillas que se tienen con los problemas de estrés postraumático".

Cuando Macbeth le pregunta al médico si algún tipo de medicina podría aliviar el sufrimiento de su esposa, el médico responde que ningún medicamento o tratamiento de este tipo sería eficaz: "En eso el paciente/debe atenderse a sí mismo"

Brown dijo que las personas con problemas de salud mental diagnosticados a veces tienen más dificultades para obtener atención médica para condiciones de salud físicas.

"Se les da menos medicamento para el dolor. Se les puede decir, ya sabes, 'Todo está en tu cabeza' o 'Nunca vas a mejorar de eso a menos que controles tu enfermedad mental'", dijo Brown.

"El estigma aparece también en ese tipo de interacciones".


‘No soy sólo yo’

Cuando no se tratan, los problemas de salud mental pueden pasar a futuras generaciones, dijo Westbrook

"Muchos de los niños de nuestros programas tienen padres con problemas de salud mental no tratados", dijo.

"Muchas, muchas veces nuestras reuniones de personal giran en torno a '¿Cómo podemos hablar con papá para que reciba tratamiento? ¿Cómo podemos convencer a la madre, a la tía o al cuidador para que reciban tratamiento? Porque sabemos que ese es un factor importante: que sus problemas de salud mental no tratados están afectando realmente al niño."

El estigma en torno a la salud mental no es uniforme en todos los grupos demográficos, dijo Westbrook. Los jóvenes tienden a estar más abiertos a hablar de su propia salud mental que los mayores. Las mujeres suelen estar más dispuestas que los hombres.

Sin embargo, la verdad es que todo el mundo tiene problemas, dijo Westbrook.

"Es muy difícil recordar que 'Espera, todo el mundo se siente así. No soy sólo yo'".

Esa es una de las razones por las que la experiencia compartida de la pandemia presenta una oportunidad única para ampliar el discurso público sobre la salud mental.

"No fue culpa de nadie, todo el mundo pasó por ello -- no fue nuestra culpa", dijo Brown. "Yo no lo hice. No podría haberlo evitado. No había nada que pudiera hacer que hubiera supuesto una diferencia en cuanto a estar expuesta o no a esta experiencia realmente traumática."

A menudo, dijo, las personas dudan en hablar de los factores que contribuyen a su depresión y ansiedad porque suelen ser profundamente personales y a veces están entrelazados con la vergüenza y la culpa.

Como la pandemia ha sido un trauma colectivo, parece que la gente está más dispuesta a confiar en los demás sobre sus luchas.

Conversaciones difíciles

Brown y Westbrook coinciden en que el estigma de las enfermedades mentales no se erradicará de la noche a la mañana. Pero mantienen la esperanza de que se puedan hacer progresos significativos a medida que el mundo emerge con cautela del COVID-19.

"Sólo trato de mantener el tema vivo, de mantener la educación", dijo Westbrook. "Veo muchos sitios web que hacen una especie de diario, que comenzó a través de los tiempos del COVID de ‘Hey, aquí está su conocimiento de la salud mental para el día o la semana'".

Pero para que los problemas de salud mental se normalicen de verdad, la gente tendrá que estar dispuesta a salir de su zona de confort e iniciar conversaciones difíciles con amigos y familiares.

"Sólo hay que empezar con la pregunta: "¿Cómo estás?". dijo Brown. "Creo que las preguntas sencillas y el hecho de compartir tus propias experiencias son realmente importantes. Que la gente diga: 'Sí, yo también pasé por eso' y que diga: 'Ah, sí, yo estuve deprimido. Sí, he pasado por eso. Sé lo que se siente. Esto es lo que me ayuda'".

Dejar claro que te importa y que estás dispuesto a formar parte de las soluciones de salud mental de alguien puede llegar muy lejos, dijo Westbrook.

"'Oye, conozco a alguien' o 'Oye, mi vecina hace un mes dijo que usaba este servicio en particular. Déjame ayudarte a acceder a él. ¿Cómo puedo asociarme contigo para hacerlo?".

Asumir un papel activo en los temas de salud mental de los seres queridos puede ayudar a quitar la vergüenza que con demasiada frecuencia va unida a la enfermedad mental.

"Lo que marcaría la diferencia es si pudiéramos salir al mundo y la gente dijera: 'Oh, sí, tengo depresión'. 'Siento mucho oír eso'. Y tendrían la misma actitud que si tuvieras asma", dijo Brown.

Ella recuerda que hace poco tiempo ese mismo tipo de estigma impedía a la gente hablar abiertamente de su diagnóstico de cáncer. Ella sabe que ese estigma puede romperse.

Si desea compartir su experiencia con la lucha de la salud mental y la atención durante la pandemia, responda a nuestra encuesta anónima en inglés.


Si usted o alguien que conoce necesita ayuda, puede contactar con Comcare las 24 horas del día al 316-660-7500 o a sedgwickcounty.org/comcare.


Esta historia fue producida como parte de Wichita Journalism Collaborative, una colaboración de siete medios de comunicación, incluyendo #PlanetaVenus y tres organizaciones comunitarias que trabajan juntos para llevar noticias e información oportuna y precisa a las personas de Kansas.




13 vistas

Entradas Recientes

Ver todo