top of page
  • Foto del escritorFactchequeado

Qué debes saber sobre la propuesta de cambios legales con respecto a la marihuana y por qué continúa siendo considerada ilegal bajo la ley federal

Factchequeado | 13 de mayo, 2024

Xóchitl Hinojosa, directora de Asuntos Públicos del Departamento de Justicia, explicó en un comunicado del 30 de abril de 2024, que “el Fiscal General circuló una propuesta para reclasificar la marihuana” de la Lista I (designada para drogas, sustancias o químicos definidos como drogas sin uso médico aceptado y con alto potencial para el abuso) a la Lista III (drogas, sustancias o químicos considerados con un potencial moderado a bajo de dependencia física y psicológica) de la Ley de Sustancias Controladas (CSA, por sus siglas en inglés). 


“Cuando sea publicada en el Registro Federal, iniciará un proceso formal de elaboración de normas según lo prescrito por el Congreso en la Ley de Sustancias Controladas”, concluyó el comunicado.


El cambio permitiría que la marihuana tenga un uso médico aceptado en el país y que pueda ser dispensada legalmente bajo prescripción médica, según el Servicio de Investigación del Congreso (CRS, por sus siglas en inglés). Pero ojo, aún no está definido un plazo para estos cambios y no legalizaría el consumo recreacional.


También es importante entender que, aunque varios estados del país han legalizado el consumo medicinal y recreacional de la marihuana a través de leyes estatales, ambos continúan siendo ilegales bajo la ley federal, con consecuencias aún más severas para personas no ciudadanas (podría resultar en la negación de una ciudadanía, algún estatus migratorio o deportación).


Te contamos algunas cosas que debes saber sobre la marihuana.




Primero, ¿qué es la marihuana?


La marihuana, también conocida como cannabis, hierba (weed, en inglés), mota o pot, se refiere a las flores, hojas, tallos y semillas secas de la planta Cannabis sativa, según los CDC, encargados del control de enfermedades. La planta de cannabis es considerada una droga psicotrópica, y contiene más de 100 compuestos (conocidos como cannabinoides) que incluyen tetrahidrocannabinol (THC) que altera la mente y el cannabidiol (CBD) que no altera la mente o que no causa euforia (high). 


Pero, bajo la ley federal, la marihuana que se encuentra en la Lista I de la CSA y que podría ser reclasificada a la Lista III, excluye las siguientes definiciones:


  • Productos que cumplen con la definición legal de hemp, una planta de cannabis o cualquier parte de la misma que no tiene una concentración mayor al 0.3% de la compuesto delta-9 tetrahydrocannabinol (THC). El CBD también es considerado como hemp.

  • Los tallos maduros de la planta de cannabis; semillas esterilizadas de la planta; y fibras, aceites y otros productos elaborados a partir de los tallos y semillas.


El consumo de la marihuana es principalmente en forma de cigarrillo (conocido como joint), en pipa o bong (pipa que usa agua como filtro), blunts (puros con huecos y rellenados con marihuana), en combinación con otras drogas, mezclada con alimentos o preparado como infusión, según el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos




¿Qué cambiaría la reclasificación de la marihuana?


Según la CRS, la reclasificación de la marihuana sin otros cambios legales no haría que la industria medicinal o recreacional en los estados que donde están aprobados, entren en cumplimiento con la ley federal de sustancias controladas o CSA. En el caso de la marihuana medicinal, al estar en la Lista III de la CSA, permitiría su uso y que sea legalmente dispensado con prescripción médica, pero necesitaría ser aprobada adicionalmente para su uso por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).


Sin embargo, la reclasificación no cambiaría el estado de la marihuana para uso recreacional a nivel federal, y podría implicar las obligaciones de tratados internacionales, según el CRS.


Maritza Pérez, directora de la Oficina de Asuntos Federales en la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana (NORML, por sus siglas en inglés), explicó a Factchequeado que los cambios no permitirían que los negocios de la marihuana tengan acceso a bancos o instituciones financieras. Las leyes federales contra el lavado de dinero “criminalizan el manejo del producto derivado de diversas actividades ilícitas, incluidas venta de marihuana en violación de la CSA”, según la CRS.

 

Lo que sí podría permitir es que los negocios puedan deducir gastos comerciales en las declaraciones de impuestos federales bajo la Sección 280E del Código de Rentas Internas, ya que esta aplica para sustancias de la CSA en las Lista I y II, y no para la Lista III, según el CRS.


Pero, el plazo para reclasificarla aún no se ha definido y el DOJ tampoco ha emitido un comunicado oficial ni publicado al respecto en su página. Peter Carr, de la Oficina de Asuntos Públicos de la DEA, envío a Factchequeado el comunicado de prensa de Hinojosa, en el que indica el proceso que debe seguir la propuesta, como te contamos al inicio de esta nota. 



“No tenemos información adicional por el momento”, agregó Carr.




Según The Washington Post y expertos consultados por Factchequeado, la propuesta debe ser revisada por la Oficina de Administración de Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés) de la Casa Blanca antes de ser publicada en el Registro Federal. Posteriormente se permitiría comentarios sobre la propuesta y la posibilidad de que sea desafiada por “litigios y impugnaciones judiciales”, explicó a Factchequeado Morgan Fox, director político de NORML, la organización sin fines de lucro que apoya la legislación para la marihuana no medicinal en el país.


Este proceso podría tardar entre “6 y 8 meses”, en el mejor de los casos, hasta 7 años, y en caso de que no suceda antes de las elecciones presidenciales, la próxima administración, si cambiara el presidente, tiene el poder de detenerla, agregó Fox.





¿Por qué el uso medicinal y recreacional de la marihuana es un crimen federal pese a estar legalizado en algunos estados?


Lo que permitió la legalización estatal del uso medicinal y recreacional de la marihuana en algunos estados, según reportó Bloomberg Law, fue la Décima Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Esta enmienda impide que el gobierno federal obligue a los estados a hacer cumplir o administrar un programa regulatorio federal, pero no anula la ilegalidad a nivel federal de todos las actividades relacionadas con la marihuana mientras sea considerada una sustancia Lista I bajo la CSA.


El Artículo VI de la Constitución de EE. UU. establece que las leyes federales son la “ley suprema” del país. Para discutir las consecuencias legales y penalidades bajo la ley federal, vamos a dividirlas en 2 partes: una para ciudadanos estadounidenses y otra para no ciudadanos o extranjeros. 






¿Cuáles son las penalidades y consecuencias legales para ciudadanos estadounidenses?


Según el portal de NORML, los delitos a nivel federal por posesión, venta y cultivo de la marihuana, y la venta de parafernalia (equipamiento que se usa para producir, y consumir drogas ilícitas como bongs, pinzas para cigarrillos de marihuana y diversos tipos de pipas, según el DOJ) van desde un delito menor (misdemeanor) hasta un delito grave (felony) a nivel federal. Las penalidades van desde una sentencia de hasta 1 año de cárcel y una multa máxima de $1,000 por posesión por primera vez, hasta cadena perpetua y una multa máxima de $1 millón por la venta de 1,000 kilogramos o más de marihuana. 


Estos cargos pueden aplicarse en territorios donde el gobierno federal tiene jurisdicción  como aeropuertos, parques nacionales, o, en el caso de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, dentro de 100 millas de la frontera del país, según Fox. Aunque la aplicación de la ley federal sobre la marihuana se ha centrado “en las redes criminales involucradas en el comercio ilícito de marihuana”, según el CRS.


Lisa Pittman, abogada de la firma de abogados Pittman Legal en Texas, explicó a Factchequeado que es muy difícil que una persona tenga problemas legales por ser atrapada con una cantidad pequeña de marihuana. Para tener problemas legales a nivel federal se requeriría una cantidad suficiente para que las autoridades federales piensen que estaban destinadas para la distribución, agregó. 


Un reporte de la Comisión de Sentencia de los Estados Unidos indica que “el número de delincuentes federales sentenciados por simple posesión de marihuana” ha bajado de “2,172 en el año fiscal 2014, a sólo 145 en el año fiscal 2021”.


En el caso de personas que hacen uso de la marihuana medicinal, existe una cláusula del Congreso que los tribunales han interpretado que prohíbe su enjuiciamiento por actividades legales estatales, según el CRS.


No obstante, el CRS advierte de otras  consecuencias del uso de la marihuana, como la imposibilidad de comprar o poseer un arma de fuego, o no ser elegible para: vivienda federal, ciertas visas, empleo federal y servicio militar”, según el CRS


Además, un empleador puede negar empleo a una persona por uso de la marihuana dependiendo de las leyes del estado donde se encuentre, indicó Fox, director político de NORML.






¿Qué sucede con las personas no ciudadanas?


Las consecuencias y penalidades para personas no ciudadanas (que incluyen residentes permanentes o inmigrantes indocumentados) por consumo o participación en actividades relacionadas con la marihuana, son más severas que las de los ciudadanos estadounidenses. Podría resultar en la negación de una ciudadanía, algún estatus migratorio o deportación.


El Manual de Políticas del Servicio de Ciudadanía e inmigracion de los Estados Unidos (USCIS, en inglés) indica que “cierta conducta que involucre la marihuana, que viola la CSA, continúa constituyendo una prohibición condicional para establecer un buen carácter moral (GMC por sus siglas, en inglés)”, que es requerido para que un inmigrante pueda convertirse en ciudadano estadounidense. Aunque también señalan una excepción si se trata de un delito único por posesión simple o parafernalia por una cantidad de 30 gramos o menos de marihuana.



Sin embargo, tanto el Proyecto de Defensa del Migrante (IPD, por sus siglos en inglés), una organización sin fines de lucro que se dedica a asegurar un trato justo para los inmigrantes en los Estados Unidos, con abogados consultados por Factchequeado, coinciden que las condenas, consumo o participación en actividades relacionadas con la marihuana, pueden descalificar a una persona de un estatus de inmigracion o ser la base para su deportación.


“Hay riesgo con sólo admitir el uso”, explicó a FactchequeadoRaed González Olivieri, abogado de inmigración de la firma González Olivieri LLC en Houston, Texas.






¿Cómo afecta fumar marihuana a tu salud?


“Aunque es necesario investigar más para comprender completamente algunos de los efectos de la marihuana en la salud, sabemos que su uso puede tener una amplia variedad de efectos en el cerebro y el cuerpo”, indican los CDC.


Varios estudios asocian el consumo de marihuana con un mayor riesgo de trastornos psiquiátricos, incluidos la psicosis (esquizofrenia), la depresión y la ansiedad. Pero, como indica el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), “no siempre es fácil determinar si el consumo es efectivamente la causa de estos trastornos o en qué medida los causa”.


El psiquiatra Rafael Mora Marín explicó a Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado, que el cannabis puede adelantar la edad de inicio de las psicosis, como la esquizofrenia, en personas que probablemente tienen ya una vulnerabilidad. Por tanto, “el riesgo es mayor en personas jóvenes”.


“La marihuana también se asocia con el desarrollo de enfermedades mentales en aquellos individuos que no tenían una predisposición, lo que sugiere que posiblemente la psicosis nunca se hubiera desarrollado en esa persona si nunca hubiera fumado esta sustancia”, cuenta a la organización Child Mind Institute Michael Birnbaum, psiquiatra especializado en la salud mental de niños y adolescentes y director del programa de tratamiento temprano en la red de atención médica Northwell Health.


Birnbaum subraya que no se sabe con certeza cuántos cigarrillos o qué dosis de cannabis son necesarios para desencadenar una experiencia psicótica. Eso sí, se sabe que tanto la cantidad de droga como la edad a la que se empieza a consumir y la vulnerabilidad genética son factores que influyen en esta relación.


Además, según el NIDA, el consumo en dosis altas de esta sustancia puede generar una reacción psicótica aguda, “si bien esto disminuye a medida que la droga se elimina del organismo”. Además, en personas que ya padecen esquizofrenia, puede empeorar el curso de la enfermedad.


Fumar marihuana también puede dañar los pulmones, aumentar el riesgo de padecer bronquitis, accidentes cerebrovasculares, enfermedades del corazón y otras enfermedades vasculares, según los CDC. 


Dejar de fumar marihuana es la opción más recomendable y saludable. Así lo explica Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado, en esta nota con consejos para abandonar este hábito.


#PlanetaVenus es un medio en colaboración con Factchequeado, un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page