top of page
  • Foto del escritorPlaneta Venus

Cómo abordar conversaciones difíciles y “surfear” la polarización durante las celebraciones

Por Julianne Chandler/Factchequeado

28 de diciembre, 2023



Si sólo tienes unos segundos, lee estas líneas:


  • Durante las fiestas, hay diferentes situaciones que provocan estrés; la polarización política y los desafíos para lidiar con ella es una de ellas.

  • Hay una herramienta llamada DEAR para enfrentar conversaciones tensas o con alta carga emocional. Consiste en: Describir la situación incómoda, Expresar tus sentimientos al respecto, Ask (pedir) algo a la persona con quien se interactúa, Recompensar a esa persona con palabras. 

  • Escuchar mucho y hablar poco, conocer a tu contradictor y reformular tu mensaje son técnicas que pueden ayudarte a tener conversaciones menos tensas y más fructíferas.


En época de fiestas, algunos eventos sociales y familiares no siempre son cómodos o agradables para todos. Aunque puede ser lindo juntar a la familia o celebrar tradiciones culturales, por muchos factores las fiestas también generan ansiedades y sentimientos negativos. 


Según la Asociación Americana de Psiquiatría, 41% de las personas encuestadas en 2021 afirmó que su estrés aumenta durante las fiestas, lo que puede provocar ansiedad, depresión, enfermedades físicas y abuso de sustancias. También es una época en la que se sienten más fuertes las ausencias de los seres queridos, ya sea por pérdida, por distancia o, incluso, por diferencias ideológicas. 


Y este año, en el contexto de guerra en el medio oriente y con las elecciones presidenciales de 2024 más cerca, la polarización política puede sentirse agudamente en la mesa familiar. ¿Cómo lidiar con ella? A continuación, presentamos algunas técnicas y recomendaciones de expertos.


“Hay un estigma que a veces nuestra población latina tiene acerca de abordar temas de salud mental”, dice Anahi Collado, psicóloga clínica y profesora asistente en investigación en la Universidad de Colorado. “Creo que lo primero es reconocer que la época puede ser difícil y tener autocompasión de por qué es difícil”.


Collado, junto con otros expertos ofrecen algunos consejos sobre cómo abordar conversaciones difíciles y lidiar con la polarización y las diferencias ideológicas. 


Cómo abordar conversaciones difíciles 


En la familia o con personas que recién conocemos, las celebraciones nos pueden traer a la mesa creencias y formas de pensar distintas a las nuestras. Ello puede ser una experiencia muy buena y enriquecedora, pero también, en ocasiones, una fuente de tensión o conflicto. Los encuentros familiares además nos pueden exponer a personas con las cuales tenemos historias conflictivas. 


Collado explica a Factchequeado que es importante identificar tus objetivos frente posibles interacciones complicadas. Ella recomienda utilizar una herramienta que se llama DEAR (una sigla en inglés) para enfrentar conversaciones tensas o con alta carga emocional:


Describir (describe) - ¿Qué es lo que ha pasado con esa persona que te hizo sentir incómodo o angustiado?

Expresar (express) - Articular o expresar tus sentimientos al respecto. 

Ask (pedir) - ¿Cuál es tu petición a esa persona?

Recompensar o reforzar (reward)- Premiar a la persona con palabras. 


Ejemplos puntuales incluyen la comida o la apariencia, temas que puedan tener connotaciones complicadas o negativas para muchas personas. Pedir de antemano que un amigo o familiar no haga comentarios sobre el peso o el cuerpo de uno mismo es una forma de anticipar y evitar interacciones potencialmente dolorosas o provocadoras, a la vez que puede servir para reafirmar la importancia de la relación. Otros ejemplos podrían incluir no criticar las preferencias o restricciones alimentarias de las personas, no hablar de ciertos aspectos de la vida personal o ser más tolerantes con aquello con lo que no coincidimos.


“Es una forma de decir ‘nuestra relación me importa mucho y quiero preservarla”, dice Collado. “Cuando uno traza límites con la persona, es la seña más linda del amor”, agrega.  



Cómo lidiar con la polarización


A veces es aconsejable evitar ciertos temas particularmente dolorosos o polémicos, y consensuar con el núcleo familiar qué temas podrían no ser apropiados para un entorno colectivo. 

“La polarización o el tribalismo son fenómenos emocionales, no racionales”, define la bióloga Guadalupe Nogués en Pensar con otros, un libro que subraya el valor de la verdad, el diálogo y el entendimiento mutuo.

Cuando hay polarización, explica Nogués, la conversación se anula, la intransigencia aumenta y se asignan todos los males a la tribu contraria, que entonces se siente acusada y reacciona de la misma manera. “Ya no se trata de distintas visiones del mundo, sino de emociones negativas como el miedo y el enojo. El otro se convierte en un enemigo”, alerta la divulgadora científica, quien advierte que el reto es contribuir a la convivencia más allá de los colectivos de pertenencia y rescatar los vínculos entre las personas con diversidad de pensamiento. 


Cómo conversar con personas con las que no estás de acuerdo


La Fundación Gabo, en el artículo titulado Cómo superar la polarización y entablar conversaciones en redes, explica que el politólogo estadounidense Robb Willer hizo un experimento prometedor. Midió cómo reaccionaban un grupo de liberales y conservadores estadounidenses a un argumento con el que, normalmente, no estarían de acuerdo: a los de izquierda intentó convencerlos de que el inglés debía ser la lengua oficial del país, y a los de derecha, de que el medio ambiente debía ser protegido.

La estrategia era apelar a lo que llamó sus ‘valores morales’, sus creencias más profundas: “los liberales tienden a apoyar valores como la igualdad, la justicia, el cuidado, y la protección contra el peligro más que los conservadores. Y los conservadores tienden a apoyar valores como la lealtad, el patriotismo, el respeto a la autoridad y la pureza moral más que los liberales”, dijo en una charla TED.

Lo interesante es que una causa conservadora puede defenderse apelando a valores liberales, y viceversa: se puede abogar por la protección al medio ambiente hablando de ‘mantener la pureza’ del ecosistema; y también es posible abogar por una lengua oficial diciendo que esa medida promueve la justicia y la igualdad. Willer encontró que, así, las personas se convencen de ideas que normalmente no tendrían. Pero más importante, que están dispuestas a escuchar posiciones contrarias sin rechazarlas antes de pensar sobre ellas.


¿Qué podemos aprender de este caso?


  • Escucha mucho y habla poco: Al comienzo, escuchar a personas que piensan de maneras radicalmente diferentes a uno mismo puede ser frustrante y enfurecedor. Pero es importante tomarse el tiempo de hacerlo: no solo para conocer mejor qué los motiva, sino para tener mejores argumentos para responderles.

  • Conoce a tu contradictor: En lugar de pensar que los del otro bando están equivocados, o que no tienen la perspectiva adecuada, piensa qué valores son más importantes para ellos e intenta entender las motivaciones detrás de sus creencias.

  • Reformula tu mensaje: Según Willer, la principal razón por la que la discusión política -en redes sociales y fuera de ellas- parece a veces un diálogo de sordos es porque los mensajes no son compatibles con los valores de las personas. No vas a convencer a nadie si no apelas a ideas con las que tus adversarios puedan estar de acuerdo. Por eso, es importante tomarse el tiempo de formular un mensaje en términos que otros puedan compartir, así no sea la forma que a ti te parezca más convincente.



Planeta venus es un medio en colaboración con Factchequeado, un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.







7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page